Archivo de la etiqueta: sol

Sonda espacial captó impresionante imagen de una llamarada solar

El viernes 3 de mayo, el telescopio espacial SDO (siglas en inglés de “Observatorio de Dinámicas Solares”) de la NASA, captó la imagen de una eyección de masa coronal del Sol (una llamarada solar), en el momento en que ésta fue expulsada.

Esta llamarada, que lanzó plasma solar super caliente a unos 200.000 km. de la superficie del Sol y duró 3 horas, fue captada por el SDO a las 13:32 hrs. (hora de Chile). Se trató de un evento clase M5,7, categoría considerada como de mediana intensidad y el tipo de tormenta solar más débil que pueda tener un impacto en la Tierra.

Se trató del segundo mayor evento en el clima espacial en un período de tres días -desde el 1 de mayo-; afortunadamente, este no apuntó a la Tierra, aunque si causó pequeñas fallas en las señales de radio y GPS.

Las llamaradas solares

Una llamarada solar es una intensa explosión de radiación  proveniente de la liberación de energía magnética asociada a las manchas solares, y pueden durar desde minutos hasta horas. Dependiendo de su intensidad y dirección en relación a la Tierra, estas pueden afectar las señales de radio, los artefactos electrónicos en naves y satélites orbitales, a los astronautas, incluso hasta los artefactos eléctricos y vías de distribución de electricidad en la superficie de la Tierra.

Quizás esta llamarada no se trató de la más fuerte de todas ocurridas este año (la más fuerte ocurrió el 11 de abril y fue de clase M6,5), pero las imágenes captada por la SDO son excepcionales.

llamarada-solar-3-de-mayo-2013-02

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=t4XvVE0VQrw[/youtube]

Tranquilos, que para eso falta mucho: artista retrata cómo se verá la muerte del Sol

Ron Miller, escritor e ilustrador estadounidense de libros sobre astronomía, astronáutica y ciencia ficción, publicó en el sitio web io9.com una serie de ilustraciones que muestran cómo serán los últimos días del Sol y sus consecuencias sobre los planetas y lunas del Sistema Solar, incluida la Tierra.

Como describe Miller en el texto original de la publicación, dentro de alrededor de 1,1 mil millones de años, el Sol comenzará a cambiar. Cuando el combustible de hidrógeno en su núcleo se agote, la combustión se propagará hacia fuera, hacia la superficie. Esto hará que el Sol sea más brillante. Este incremento de radiación tendrá un efecto devastador sobre nuestro planeta. Así es cómo podría lucir:

La temperatura media de la superficie de la Tierra aumentará desde unos 68° Fahrenheit (20º Celsius) a 167ºF (75ºC). Los océanos de la Tierra se evaporarán. El planeta se convertirá en un desierto rígido y sin vida.

Finalmente, a la edad de unos 11 mil millones de años, el Sol se quedará sin hidrógeno casi por completo. Cuando el Sol usa hidrógeno para crear energía, lo convierte en helio. Después de todos estos años, el núcleo del Sol estará lleno de restos de helio. Este helio se volverá inestable y comenzará a colapsar bajo su propio peso. El núcleo del Sol será aún más denso y caliente. Cuando esto pase, el Sol se hinchará una y media veces su tamaño normal y brillará más del doble, comparado a ahora.

Dentro de los próximos 700 millones de años, no aumentará su brillantez, pero continuará creciendo en tamaño. Se hinchará más del doble de su tamaño actual. Mientras hace eso, se enfriará un poco. Desde la reseca superficie de la Tierra, el Sol se verá como una enorme bola naranja colgando en el cielo brumoso.

Irónicamente, uno de los últimos artefactos humanos que quedan es una antigua estela maya

A la edad de unos 12 mil millones de años, el Sol se deshará de más de un cuarto de la masa de su superficie exterior. Con un Sol menos masivo para atraerlos, la órbita de los planetas cambiará. Venus llegará a ser tan distante como lo es ahora la Tierra, y la Tierra se moverá aún más lejos. Eventualmente, el siempre creciente Sol se convertirá en un gigante rojo. Será 166 veces más grande que el Sol que conocemos. Esto es casi tan grande como la orbita actual de la Tierra. Los planetas Mercurio y Venus serán devorados por las flamas de la estrella gigante. Las montañas de la Tierra se derretirán y fluirán como melaza al rojo vivo hacia vastos y planos mares de lava. Un hinchado sol rojo cubrirá más de la mitad del cielo terrestre.

Mientras esto significa la muerte de los planetas interiores, esto traerá nueva vida a los mundo más distantes. Aquí vemos los témpanos de hielo de Europa (una de las lunas de Júpiter), derritiéndose bajo el recién descubierto calor del gigante Sol.

Y Plutón, disfrutando de la luz y calor de un Sol que es aún más grande en su cielo de lo que alguna vez lo fue en la Tierra.

Mientras el Sol alcanza su tamaño máximo como gigante rojo, el núcleo de helio alcanzará una temperatura de 100 millones de grados; esto es lo suficientemente caliente como para fusionar helio. Cuando esto pasa, los átomos de helio colisionan entre sí, liberando enormes cantidades de energía en el proceso. Al comienzo, esto parecerá como si el Sol hubiese obtenido una nueva oportunidad de vida. Se encogerá en tamaño, aunque nunca será menor a diez veces su tamaño actual. Comenzará un período que durará unos 110 millones de años, en los cuales pocos cambios ocurrirán.

Tal como el helio fue creado cuando los átomos de hidrógeno se fusionaron, nuevos elementos son creados cuando el helio se fusiona; carbono y oxígeno son creados. Mientras estos elementos se acumulan en el núcleo del Sol, nuevas reacciones se iniciarán. Nuevamente, el Sol se hinchará hasta el doble de su tamaño. Finalmente, el nucleó se quedará sin helio. El carbono y oxígeno colapsarán, pero no habrá suficiente para que se inicien nuevas reacciones de fusión.

Sin combustible, el Sol se aproximará al principio del fin. Crecerá a un enorme tamaño, mientras los últimos restos de helio e hidrógeno son lanzados al espacio. Será 180 veces más grande que el Sol que conocemos y miles de veces más brillante. Grandes cantidades de su atmósfera serán lanzadas al espacio, hasta que casi la mitad de su masa se haya perdido. La pérdida de masa causará que los planetas Venus y la Tierra -ahora poco más que cenizas quemadas- se alejen aún más.

La delgada capa de helio restante que rodea al núcleo de carbono y oxígeno, se volverá inestable. El Sol comenzará a pulsar violentamente, como las luces de una ambulancia. Cada vez que pulse, perderá aún más masa. Un último pulso arrojará lo último de la superficie exterior del Sol. Todo lo que quedará sera sólo el núcleo. Este será una esfera de aproximadamente el tamaño de la fallecida Tierra. Será extremadamente caliente, pero esto sólo es calor residual; nada lo reemplazará, ya que se pierde. Es como un carbón caliente en una parrilla, lentamente enfriándose hasta que, eventualmente, se convierta en una fría ceniza.

La enana blanca que alguna vez fue nuestro Sol, vista desde los restos carbonizados de nuestro planeta
La enana blanca que alguna vez fue nuestro Sol, vista desde los restos carbonizados de nuestro planeta

Márquenlos en el calendario: los 13 eventos astronómicos que ocurrirán este 2013

Este 2013 traerá una serie de eventos astronómicos bastante singulares, que ya captan la atención de científicos y aficionados de la astronomía. Lo que es seguro, es que ofrecerán un verdadero espectáculo -muchos de ellos se podrán ver a simple vista-, que en algunos de los casos, serán irrepetibles.

Es por ello que el sitio web Space.com entregó una lista de los trece eventos celestiales que todos deben ver este 2013. Hay que aclarar que no todos podrán ser visibles en el mismo lugar (habría que viajar por el mundo para ver todos los eclipses) y que ninguno provocará caos ni destrucción:

  • 21 de enero: Este día la Luna, con un 78% de iluminación, pasará a menos de un grado al sur de Júpiter, siendo la conjunción más cercana entre nuestro satélite natural y el planeta más grande del sistema solar hasta el 2026.
  • 2 al 23 de febrero: Durante todo este período Mercurio, el planeta más pequeño de nuestro sistema solar (¡vuela alto Plutón!) viajará lo suficientemente alejado del Sol para ser visible en los cielos un poco después del anochecer.
  • 24 al 10 de marzo: Se espera que en esos días el cometa PANSTARRS, descubierto recién el 2011, muestre un hermoso espectáculo con su cola pues será cuando más cerca pase del Sol, a “sólo” unos 45 millones de kilómetros.
  • 25 de abril: Un pequeño eclipse parcial de Luna será visible desde el hemisferio oriental (Europa, Africa, Australia y gran parte de Asia), donde la sombra de la Tierra tapará un poco menos del 2% del diámetro de la Luna (lo que demostrará además empíricamente que la Tierra es redonda por su sombra).
  • 9 de mayo: Este día ocurrirá un eclipse anular de Sol, que es cuando el largo cono de sombra de la Luna no alcanza a llegar a la Tierra, por lo que la veremos sólo un 4,5% más pequeña que el disco del Sol, por lo que el efecto es como un hermoso ‘anillo de fuego‘.
  • 24 al 30 de mayo: Mercurio, Venus y Júpiter bailarán en el cielo durante todos esos días cambiando notoriamente sus posiciones de una noche a la siguiente.
  • 23 de junio: Exactamente a las 11:32 GMT (07:32 hora de Chile) será Luna llena, pero 32 minutos antes, nuestro satélite natural estará a su menor distancia de la Tierra del 2013 (unos 356.991 km.). Esto significa que será una “Super Luna”, así que habrá que esperar fuertes marejadas durante los días posteriores.
  • 12 de agosto: Ocurrirá la lluvia de meteoritos Perseidas, popularmente conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo; el evento anual más envidiado por quienes residimos en el hemisferio sur (desde donde no podremos observarlo). Durante este, caerán rocas a una tasa que puede alcanzar los 90 meteoritos por hora.
  • 18 de octubre: Otro eclipse de Luna, esta vez penumbral (cuando la Luna no pasa por la sombra de la Tierra, sino que por su penumbra). En su momento cúlmine, el 76% de la superficie lunar estará inmerso en la penumbra, por lo que la veremos oscurecerse un poco más de lo usual.
  • 3 de noviembre: Habrá un eclipse de Sol que recorrerá unos 13.600 km. de la superficie terrestre, el que rápidamente cambiará de anular a total, por lo que se le conoce como un “eclipse híbrido”.
  • De mediados de noviembre hasta diciembre: El cometa ISON (descubierto recién el 2012 por dos astrónomos amateur rusos) pasará a sólo 1,2 millones de kilómetros del Sol el 28 de noviembre, donde será posible observarlo de día. De hecho, ya se estima que podría ser uno de los cometas más observados de la historia.
  • Todo diciembre: Venus, el planeta más brillante de nuestro sistema, se verá tan claramente que se podrá ver hasta unas tres horas después del amanecer a comienzos del mes, y una hora y media ya para vísperas del próximo Año Nuevo. El “lucero del alba” no volverá a ser tan brillante hasta el 2021.
  • 13 al 14 de diciembre: Ocurrirá la lluvia de meteoros Gemínidas, la que se cree que será más brillante que la de las Perseidas. Se estima que se podrán observar unos 120 meteoritos por hora.