Archivo de la etiqueta: negociación

Protestas y allanamientos marcaron la visita del presidente Piñera a Ercilla

Imagen de referencia

Con epítetos, gritos y consignas, manifestantes recibieron al presidente Sebastián Piñera cuando éste llegó al centro de la comuna de Ercilla, para visitar al Grupo Integral de Trabajo Preventivo de Carabineros, como parte de su visita a la Araucanía.

Un grupo de mapuches protagonizó una funa al discurso del mandatario hecho en la Plaza de Armas de Ercilla. Los manifestantes gritaron consignas en contra del Gobierno por la política de seguridad implementada por el Ejecutivo en esta zona, enrostrándole al jefe de Estado la presencia policial en el lugar y además, se manifestaron a

Fotografía: comunidadtemucuicui.blogspot.com/

favor de los comuneros condenados que están haciendo huelga de hambre, huelga que el mandatario calificó, en entrevista con Radio Esperanza de Temuco, como ilegítima e ineficaz, apuntando que dos de los reclusos “están condenados por homicidio frustrado, por haber intentado asesinar a trabajadores y a policías que fueron a protegerlos”.

Y mientras el presidente Piñera, durante su discurso en Ercilla, reiteraba su condena a los incidentes y enfrentamientos en la zona, declarando que “la violencia no es el camino” y que en el Gobierno “no nos dejaremos quebrar por una minoría que sólo conoce el camino de la violencia”, tres comuneros mapuches -dos niños y un joven- resultaron heridos tras un allanamiento realizado por Carabineros en las comunidades de Temucuicui.

Fotografìa: comunidadtemucuicui.blogspot.com/

Según el lonko Juan Carillanca y el werkén Jorge Huenchullán, Carabineros ingresó a las comunidades disparando a los comuneros, incluso con helicópteros volando a baja altitud.

Los heridos fueron identificados como Maitu Marillan Coronado de 7 años, Luis Marillan Coronado de 10 y Luis Marillan Curamil de 23. Éste último, se señala, habría recibido golpes con armas de fuego en la cara y en la espalda.

Incluida la llamada “zona roja” del conflicto mapuche: Presidente Piñera visita la Araucanía

Fuente de imagen: cooperativa.cl

Luego de un atraso en su llegada, debido a que la falta de condiciones de visibilidad óptimas no permitieron el aterrizaje del avión que lo traía a Temuco, el presidente Sebastián Piñera llegó a la región de la Araucanía para participar en variadas actividades relacionadas con charlas y negociaciones con agricultores y miembros del pueblo mapuche.

La visita, anunciada el pasado domingo 14 de octubre, parte en el salón VIP del estadio Germán Becker con la primera sesión de trabajo del Área de Desarrollo Indígena de Ercilla, proyecto propuesto por el mandatario durante su mensaje del 21 de mayo, establecido mediante decreto la semana pasada y que estará encabezado por el lonko Juan Carlos Curinao.

Luego en la tarde, junto al intendente regional, Andrés Molina, visitará en Pidima al Grupo Integral de Trabajo Preventivo de Carabineros de esa zona y finalizará sus actividades en la capital regional con una reunión con agricultores de la región en el Hotel Dreams.

Esta visita del mandatario no ha estado exenta de críticas. Además del hecho de que se realiza en medio de una huelga de hambre de presos mapuches recluidos en Angol y Temuco, que ya lleva más de 50 días, está la petición del lonko Domingo Marileo, uno de los integrantes del Área de Desarrollo Indígena, de soluciones concretas a las problemáticas del pueblo mapuche.

En entrevista con Radio Cooperativa, el lonko mapuche dijo que “el Gobierno de Piñera ya lleva tres años y hasta esta altura la solución de tierras prácticamente ha sido nula. Nosotros no quisiéramos que visitas presidenciales no sirvan para resolver la demanda del pueblo y de las comunidades, que exigen solución ahora”.

“El Presidente tendrá que entender que la lucha del pueblo mapuche ha sido histórica y que si ellos quieren resolver el problema, no se resuelve sólo con visitas o con discursos; se resuelve con soluciones concretas en el territorio mapuche”, finalizó Marileo.

Por su parte, el werken de la comunidad autónoma de Temucuicui, Jaime Huenchullán, dijo este lunes que “el Presidente irá [este martes] a la comuna de Ercilla, pero no abordará la demanda colectiva de la nación mapuche que son la devolución del territorio y la libre determinación y la autonomía”.

Por último, el werken anunció que serán las comunidades quienes decidirán el tipo de movilización que ejercerán durante la visita de Piñera “que no es bienvenida en el territorio mapuche”.

El 1º Acuerdo de Oslo, entre Israel y Palestina, fue firmado en un día como hoy

El 1º Acuerdo de Oslo, oficialmente llamado La Declaración de Principios sobre las disposiciones relacionadas por un Gobierno Autónomo Provisional, fue un intento en 1993 de resolver el actual conflicto israelí-palestino. Fue el primer acuerdo hecho cara a cara entre el gobierno de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Las negociaciones relacionadas con el acuerdo, una extensión de la Conferencia de Madrid de 1991, fueron realizadas secretamente en Oslo, Noruega, organizada por el Instituto Fafo y completadas el 20 de agosto de 1993; los acuerdos, posteriormente, fueron oficialmente firmados en una ceremonia pública en Washington D.C., el 13 de septiembre de 1993, en presencia del presidente de la OLP, Yasser Arafat, el Primer Ministro de Israel, Yitzhak Rabin y el Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Los documentos en si fueron firmados por Mahmoud Abbas por la OLP, el Ministro de Asuntos Exteriores, Shimon Peres, por Israel, el Secretario de Estado Warren Christopher por EEUU y el Ministro de Relaciones Exteriores Andrei Kozyrev por Rusia.

El acuerdo previó la creación de un gobierno autónomo provisional palestino, la Autoridad Nacional Palestina (ANP). La ANP tendría la responsabilidad de la administración del territorio bajo su control. Los acuerdos también llamaron a la retirada de las Fuerzas de Defensa de Israel de partes de la Franja de Gaza y Cisjordania.

Fue anticipado que este acuerdo duraría por un período interino de cinco años, durante el cual un acuerdo permanente sería negociado (comenzando no más tarde que mayo de 1996). Asuntos permanentes tales como las posiciones en Jerusalén, los refugiados palestinos, los asentamientos israelíes, seguridad y fronteras fueron deliberadamente dejados para futuras negociaciones. En 1995, el 1º Acuerdo de Oslo fue seguido por el 2º Acuerdo de Oslo. En este tampoco se prometió en estado palestino

TPP: la ley que amenaza con censurar Internet en Chile

Desde que el mundo supo de la amenaza que representaban leyes como SOPA, PIPA, ACTA y SINDE para la libertad de expresión en Internet, las aguas realmente se han agitado. Las protestas y palabras de repudio contra estas leyes, además de otros hechos como la censura en Twitter y el cierre de Megaupload, han sido constantes y en gran cantidad.

Ahora, si creían que lo peor había pasado y que medidas como estas nunca afectarían directamente a Chile, por favor lean esto: tras la fachada de un gran tratado de libre comercio, se encuentra la propuesta de Estados Unidos para un proyecto de ley sobre derechos de autor en Internet que podría alterar la legislación chilena con medidas tan severas como las que incluía la ley SOPA; hablamos del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica -o TPP, por sus siglas en inglés-.

Formulado por United States Trade Representative (USTR) -la representación comercial de EEUU-, el TPP es un acuerdo suscrito el 3 de junio de 2005 que apunta a liberalizar aún más las economías de la región del Asia Pacífico -Chile, Perú, Brunei, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Malasia, Japón, Vietnam y Estados Unidos-. Como pasa con muchos de estos acuerdos de última generación, sus alcances incluyen el tema de la propiedad intelectual, por lo que puede tener implicaciones directas sobre los temas de derechos de autor y en cómo estos se aplican a la difusión de la cultura y al uso de Internet. Ya va en su décima jornada de negociaciones y la próxima será en marzo, en Los Ángeles, EEUU.

Sus negociaciones, definidas como de carácter privado por la Dirección de Relaciones Internacionales (DIRECON), sólo han podido ser conocidas públicamente gracias a la filtración del capítulo referido a la propiedad intelectual, hecha en febrero de 2011 por la ONG norteamericana Knowledge Ecology International (KEI).

En la filtración se revelan que varios puntos de la TPP se asemejan mucho a la repudiada ley SOPA. Lo más grave, según los especialistas, es el incentivo a los proveedores de servicios de cooperar con los propietarios de derechos de autor en la disuasión de almacenamiento no autorizado y transmisión de material protegido. Esto quiere decir que proveedores de servicios de Internet, motores de búsqueda como Google, redes sociales como Facebook o portales de videos como Youtube estarían obligados a bloquear accesos a presuntos infractores, transformándose así de buscadores en policías. De aprobarse la medida, éstos se encargarían de ejercer las sanciones a los usuarios sin la necesidad de pasar antes por un tribunal, como impone actualmente el protocolo que rige en Chile.

Otra medida que propone el proyecto de la USTR es la ampliación de los plazos de protección de obras de derechos de autor. Si la mayoría de los países respetan los derechos de autor 50 años después de publicada una obra y Chile lo elevó a 70, el TPP busca extenderlos hasta 95; de esta formas, el tiempo de espera para que las obras salgan al dominio público será mayor.

La propuesta también eliminaría cualquier posibilidad de importación paralela, concediéndole al titular de los derechos de autor la posibilidad de restringirla. Es decir, la importación de productos fabricados legalmente fuera de los canales de distribución autorizados por el fabricante – el también llamado “mercado gris”- ya no sería posible.

Daniel Álvarez, abogado de la ONG Derechos Digitales y profesor de privacidad y tecnología de la U. de Chile, apunta que, al igual que otros expertos de la materia, que los principales favorecidos con estas medidas son los intereses de EEUU. “El problema de todas estas disposiciones es que protegen a una industria súper específica, la norteamericana. Terminamos convertidos en medios importadores de tecnología”, explica Álvarez, quien participó en el foro de la novena mesa de negociaciones realizada en Lima, Perú, el 21 de octubre de 2011.

Para averiguar detalles sobre los avances de las negociaciones, Derechos Digitales ha mantenido varios encuentros con la DIRECOM e incluso apelaron al Consejo de Transparencia, pero la acción les fue denegada. La razón: la seguridad nacional y la estabilidad de las negociaciones comerciales.

“La diferencia es hacer algo ahora y no después cuando ya no haya nada más que hacer salvo aceptar o rechazar. Evidentemente, el ejecutivo va a querer aceptarlo porque ya lo negoció. Ahí ya va a ser demasiado tarde”, explica el presidente de Derechos Digitales, Claudio Ruiz. Por su parte, el vicepresidente de la ONG, Francisco Vera, cuenta que “este tipo de legislaciones se vienen haciendo desde hace tiempo. Con cada proyecto de ley se intenta cercenar más las posibilidades de acceso al conocimiento. Se vulnera el acceso a la información, la libertad de expresión y terminan por desmantelar como conocemos hoy Internet”.

En resumen el TPP, esta propuesta, se trata de una ley restrictiva que sólo beneficia a las empresas transnacionales que quieren proteger sus ganancias e incrementar el monopolio y que amenazan a la democracia que existe en Internet: la libertad de decir lo que uno quiera, de poder acceder libremente al conocimiento y divulgarlo sin barreras que lo impidan; eso forma parte de los Derechos Humanos. Además, aunque diga que busca incentivarlo, el TPP trunca el crecimiento económico autónomo de los países, al ver que tienen bloqueado el acceso a las nuevas tecnologías, no sólo en el campo de las telecomunicaciones, sino también en el campo de la medicina, la alimentación, la mecánica, entre otras, a causa de cláusulas restrictivas que sólo favorecen a los intereses de las grandes empresas norteamericanas. Eso es algo por lo que hay que protestar en contra.