Archivo de la etiqueta: independencia

Chile declaró su independencia de la monarquía española un día como hoy

jura-independencia-de-chileEl Acta de Independencia de Chile es el documento mediante el cual Chile declaró solemnemente su independencia de la monarquía española. Fue redactada en enero de 1818 y aprobada por el Director Supremo Bernardo O’Higgins el 2 de febrero del mismo año, en la ciudad de Talca, aunque fue datada en Concepción en 1 de enero de 1818. La ceremonia de jura de la independencia se realizó el 12 de febrero de 1818, fecha del primer aniversario de la Batalla de Chacabuco.

El acta original, que tenía unas frases manuscritas agregadas por O’Higgins, se habría dañado en el Palacio de la Independencia. En 1832, bajo el gobierno del presidente José Joaquín Prieto, se sacó una copia esmerada y se envió al Perú para que fuera firmada por O’Higgins, y luego por sus ministros de Estado de entonces, Miguel Zañartu, Hipólito de Villegas y José Ignacio Zenteno, que aún vivían en Chile.

Esta última acta se conservaba en el Palacio de La Moneda hasta el golpe de Estado de 1973, durante el cual se habría quemado o, según la versión más difundida, habría sido destruida por un soldado.

Mediante un tratado, España reconoce la independencia de Chile un día como hoy

El Tratado de Paz y Amistad, fue un documento firmado entre entre España y Chile el 24 de abril de 1844, en el que el país europeo reconoce oficialmente nuestra independencia.

El acuerdo, facilitado por una serie de condiciones favorables para la relación de ambos países, se logró gracias a las negociaciones llevadas adelante entre el General chileno José Manuel Borgoño, enviado extraordinario ante la Corte de Madrid y ministro plenipotenciario para esos efectos y Luis González Bravo, Presidente del Consejo de Ministros de España y ministro plenipotenciario en el nombre de su país y la corona española.

La apertura de puertos entre ambos países fue el punto de inicio de las conversaciones, así como la aceptación de las peticiones españolas como la devolución de los bienes confiscados durante la guerra de Reconquista.

Con la firma de este documento, España dejó definitivamente de lado sus pretensiones de dominio sobre Chile, a 34 años de la Primera Junta Nacional de Gobierno (18 de septiembre de 1810) y a 26 de la Declaración de Independencia de Chile (12 de febrero de 1818).

En nombre de Dios, Autor y Legislador del Universo.

La República Chilena, de una parte, y de la otra Su Majestad doña Isabel Segunda, por la gracia de Dios y por la Constitución de la Monarquía Española, Reina de las Españas; deseando poner término a la incomunicación de los habitantes de los dos países, y restablecer entre ellos la antigua armonía y fraternidad que tanto conviene a dos pueblos de un mismo origen, han determinado celebrar un Tratado de paz y amistad que asegure para siempre los estrechos lazos que mutuamente deben unir en lo sucesivo a lo ciudadanos chilenos con los súbditos españoles.

Primer párrafo del Tratado de Paz y Amistad entre España y Chile, 1844.

“Comencemos, pues, en Chile, declarando nuestra Independencia”: José Miguel Carrera nació un día como hoy

José Miguel Carrera Verdugo (Santiago, Chile, 15 de octubre de 1785 – Mendoza, Argentina, 4 de septiembre de 1821) fue un político y militar chileno. Miembro de la prominente familia de los Carrera, fue prócer de la emancipación de Chile, destacado participante en las guerras de Independencia y es considerado como uno de los Padres de la Patria de Chile, jefe de gobierno y fue primer general en jefe del Ejército. Es considerado como el primer caudillo en la historia republicana de este país, y uno de los primeros de América.

Hijo de una familia aristocrática, tras servir a las armas del Rey de España en contra del ejército de Napoleón, llegó a Chile en julio de 1811.

Tras sucesivos golpes de Estado, el 15 de noviembre se hizo nombrar presidente de la Junta Provisional de Gobierno, y el 2 de diciembre, tras disolver el Congreso Nacional, asumió plenos poderes. Su gobierno, abiertamente separatista con respecto al aparato estatal de España, tuvo que hacer frente a la invasión que el Virrey Abascal mandó a realizar desde Talcahuano, desencadenando así la Guerra por la Independencia de Chile.

Tras una serie de fracasos, coronados en el Desastre de Rancagua, Carrera se vio obligado a retirarse de Chile junto al resto de militares y ciudadanos que partieron temporalmente a Mendoza, para la reorganización de la lucha y la liberación de su Patria, país al cual nunca más volvería a ver, pese a sus esforzados intentos por conseguir recuperar el poder. Sus intentos por regresar a Chile lo llevarían a conseguir apoyo de mapuches, corsarios, oficiales napoleónicos y estadounidenses retirados de sus respectivos ejércitos, e incluso del propio presidente de los Estados Unidos, James Madison.

Estos hechos fueron los que dieron al poeta chileno y premio Nobel Pablo Neruda la inspiración para darle el título de Príncipe de los caminos. Su vida política y militar desde 1815 en adelante fue decayendo progresivamente hasta que, en 1821, tras ser arrestado como montonero, fue fusilado en la Ciudad de Mendoza. Una de sus últimas palabras fueron “Pido a las generaciones futuras que algún día reivindiquen mi nombre, ya que muero como un bandido en tierra extraña”.

“Vivir con honor, o morir con gloria”: en un día como hoy, nació Bernardo O’Higgins

Bernardo O’Higgins Riquelme (Chillán, Chile, 20 de agosto de 1778 – Lima, Perú, 24 de octubre de 1842) fue un político y militar chileno quien, junto a José de San Martín, liberó a Chile del dominio español en la Guerra de Independencia.

Hijo natural de Ambrosio O’Higgins, quien fuera Gobernador del Reino de Chile y Virrey del Perú, y de Isabel Riquelme Meza. Por instrucciones de su padre, estudió inicialmente en Chillán, luego en Lima y completó su instrucción en Inglaterra. En 1802, a los 24 años, regresó a Chile y se radicó en su hacienda de San José de Las Canteras, recibida en herencia, dedicándose a las labores agrícolas.

Participó activamente en los acontecimientos que ocurrieron en Chile a partir de 1810, los que finalmente se tradujeron en su independencia del Imperio español. O’Higgins abandonó sus tareas agrícolas y se convirtió en militar, siendo uno de los personajes más relevantes de la gesta emancipadora de Chile, donde se le considera como uno de los Padres de la Patria. Entre 1817 y 1823, ejerció la jefatura del Estado bajo el título de Director Supremo (la segunda persona al cargo, pero la primera en ejercerlo después de la Independencia de Chile), cargo al que renunció, exiliándose en Perú hasta su muerte.

Considerado uno de los Libertadores de América, fue capitán general del Ejército de Chile, brigadier de las Provincias Unidas del Río de la Plata, general de la Gran Colombia y uno de los principales organizadores de la Expedición Libertadora del Perú.

“Si somos libres, todo nos sobra”: en un día como hoy, falleció José de San Martín

José Francisco de San Martín (Reducción de Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, 25 de febrero de 1778 – Boulogne-sur-Mer, Francia, 17 de agosto de 1850), mejor conocido como José de San Martín, fue un militar argentino, cuyas campañas fueron decisivas para las independencias de la Argentina, Chile y el Perú.

El 6 de diciembre de 1783, con aún cinco años, y previa estadía en Buenos Aires, viajó a España con su familia, pues su padre había sido destinado a Málaga. Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente en el ejército haciendo su carrera militar en el Regimiento de Murcia. Combatió en el norte de África y luego contra la dominación napoleónica de España, participando en las batallas de Bailén y La Albuera. Con 34 años, en 1812, habiendo alcanzado el grado de Teniente Coronel, y tras una escala en Londres, partió a Buenos Aires, donde se le encomendó la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo (que hoy lleva su nombre), el cual logró el triunfo en el Combate de San Lorenzo. Más tarde se le encomendó la jefatura del Ejército del Norte, en reemplazo del General Manuel Belgrano. Entonces concibió su plan de emancipación sudamericana, comprendiendo que el triunfo patriota sólo se consolidaría al eliminar todos los núcleos realistas en el continente.

Nombrado gobernador de Cuyo, con sede en la ciudad de Mendoza puso en marcha su proyecto: tras organizar al Ejército de los Andes cruzó con el mismo la cordillera del mismo nombre y lideró la liberación de Chile, en las batallas de Chacabuco y Maipú. Utilizando a una flota organizada en Chile, atacó el centro del poder español en Sudamérica, la ciudad de Lima, declarando la independencia del Perú en 1821. Poco después se encontró en Guayaquil con Simón Bolívar, y tras una breve entrevista le cedió su ejército y la meta de finalizar la liberación del Perú. San Martín partió hacia Europa, donde murió el 17 de agosto de 1850.

San Martín y Bolívar son considerados los dos libertadores más importantes de Sudamérica de la colonización española. En la Argentina se lo reconoce como el padre de la Patria y se lo valora como el principal héroe y prócer nacional. En el Perú se lo reconoce como libertador del país, con los títulos de “Fundador de la Libertad del Perú”, “Fundador de la República” y “Generalísimo de las Armas”. El Ejército de Chile le reconoce el grado de Capitán General.

“El pueblo debe ser obedecido hasta cuando yerra”: en un día como hoy, nació Simón Bolivar

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco (Caracas, Venezuela, 24 de julio de 1783 – Santa Marta, República de Colombia, 17 de diciembre de 1830), mejor conocido como Simón Bolívar,  fue un militar y político venezolano de la época pre-republicana de la Capitanía General de Venezuela; fundador de la Gran Colombia y, junto a José de San Martín, fue una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al Imperio español. Contribuyó de manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

En 1813 le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en Venezuela que, tras serle ratificado en Caracas ese mismo año, quedó asociado a su nombre. Los problemas para llevar adelante sus planes fueron tan frecuentes que llegó a afirmar de sí mismo que era el hombre de las dificultades en una carta dirigida al general Francisco de Paula Santander en 1825.

Participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que intentó consolidar como una gran confederación política y militar en América, de la cual fue Presidente. Bolívar es considerado por sus acciones e ideas el Hombre de América y una destacada figura de la Historia Universal, ya que dejó un legado político en diversos países latinoamericanos, algunos de los cuales le han convertido en objeto de veneración nacionalista. Ha recibido honores en varias partes del mundo a través de estatuas o monumentos, parques, plazas, etc. Así mismo, sus ideas y posturas política-sociales dieron origen a una corriente o postura llamada Bolivarianismo.