Archivo de la etiqueta: bernardo o’higgins

El Combate de Tres Acequias, entre o’higginistas y carreristas, ocurrió un día como hoy

El Combate de Tres Acequias (cercanías del río Maipo, San Bernardo, 26 de agosto de 1814) fue el enfrentamiento entre las dos facciones en que se dividió el ejército independentista chileno en 1814. Las tropas vanguardistas, comandadas por Bernardo O’Higgins, se lanzaron precipitadamente contra una posición defendida de las tropas de José Miguel Carrera (comandados por su hermano Luis), siendo rechazadas y desbandadas vigorosamente.

O’Higgins, exasperado por las ansias de poder de Carrera, que lo habían llevado a dar el golpe que derribó al Director Supremo Francisco de la Lastra, poniendo en grave peligro la causa de la patria, se dispuso a desconocer el nuevo gobierno. Para ello ordenó marchar sobre la capital, dejando 600 hombres en Talca, para prevenir el ataque realista de las fuerzas de Gabino Gaínza contra esta ciudad.

Con escasas tropas se adelantó a su ejército cruzando el río Maipo con 450 hombres y dos cañones. O’Higgins no se detuvo ni siquiera en reconocer la fuerza enemiga. Se entabló un débil cañoneo después del cual las fuerzas de O’Higgins se arrojaron contra las trincheras enemigas.

El combate duró una hora. La superioridad de los atacados convirtió este combate en una derrota de O’Higgins. Cuando se preparaba a proseguir el combate, el día siguiente, O’Higgins recibió la noticia del desembarco del realista Mariano Osorio, que venía con instrucciones de someter por completo a Chile. Esto lo hizo cambiar de propósito, y en su deseo de salvar a la patria, renunció a la lucha contra Carrera y reconoció al nuevo Gobierno.

El Combate de Tres Acequias significó la derrota y sujeción de Bernardo O’Higgins a la autoridad de José Miguel Carrera, en un statu quo que se mantuvo a duras penas hasta la derrota total sufrida por los patriotas a manos de los realistas en el Desastre de Rancagua, ocurrida un mes más tarde.

“¡Gloria al salvador de Chile!”: La Batalla de Maipú ocurrió un día como hoy

La Batalla de Maipú fue un enfrentamiento armado decisivo dentro del contexto de la Guerra de Independencia de Chile, que tuvo lugar el 5 de abril de 1818, en el sector conocido como los Cerrillos del Maipo, al poniente de Santiago de Chile. En ésta, las fuerzas patriotas del Ejército Unido -formado por tropas argentinas del Ejército de los Andes y chilenas del Ejército de Chile , al mando del capitán general José de San Martín, derrotó al Ejército Real de Chile, comandado por el general Mariano Osorio. La victoria en esta batalla permitió completar el proceso de independencia en la zona central de Chile.

El cierre de esta enfrentamiento quedó inmortalizado en el famoso cuadro de Pedro Subercaseaux, “El Abrazo de Maipú”. El director supremo, general Bernardo O’Higgins, que se había fracturado un brazo en el desastre de Cancha Rayada, llegó acompañado de mil milicianos al sitio del combate. Estaba aún tiempo para tomar parte en el último ataque contra los realistas. Finalmente, entusiasmados por la victoria conseguida, San Martín y O’Higgins se abrazaron victoriosos, momento que quedó plasmado en el cuadro de Subercaseaux, donde O’Higgins le dice a San Martín “¡Gloria al salvador de Chile!” y San Martín le responde General: “Chile jamás olvidará su sacrificio presentándose al campo de batalla con su gloriosa herida abierta”.

La victoria de los patriotas puso fin a las principales operaciones españolas en Chile. También permitió a las fuerzas chilenas y argentinas, en conjunto, lanzar una serie de ataque contra posiciones españolas, ubicadas a lo largo de la costa del Pacífico de América del Sur, culminando con la liberación de grandes partes del Perú de la dominación española, por parte de las campañas de San Martín y Simón Bolívar.

desastre-de-rancagua

“¡Nos abriremos paso a través del enemigo!”: el Desastre de Rancagua concluyó un día como hoy

Se le conoce como el Desastre de Rancagua al último de los enfrentamientos de la llamada Patria Vieja, ocurrido los días 1 y 2 de octubre de 1814, en la ciudad de Rancagua, Chile.

Ese año, patriotas y españoles se disputaban en Chile el derecho a gobernar el país. Los ejércitos de ambos bandos se habían enfrentado muchas veces, pero nada había detenido el avance de las tropas realistas desde el sur. José Miguel Carrera estaba a cargo del gobierno del país, y Bernardo O’Higgins del ejército. Ambos se pusieron de acuerdo para detener al enemigo que avanzaba hacia la región del río Cachapoal: O’Higgins avanzaría con sus hombres hacia la plaza de Rancagua, para atrincherarse allí. Otra parte del ejército, quedaría estacionado a dos leguas del lugar, para reforzar la lucha si era necesario.

El 1 de octubre, Mariano Osorio, que había llegado desde Perú con el encargo de reconquistar la capitanía general de Chile, atacó a las fuerzas patriotas, desde los cuatro lados de acceso a la plaza. Tenía 5 mil hombres bien armados, contra 1.180 bajo el mando de O’Higgins. La lucha fue encarnizada, pero la superioridad numérica y la mejor estrategia de los españoles, decidió el final. Las tropas de caballería que deberían haber reforzado a los patriotas, no pudieron acercarse, ni menos cruzar el cerco instalado por los españoles.

Después de 33 horas de resistencia, el 2 de octubre de 1814, O’Higgins decidió salir con sus tropas y atravesar, a sangre y fuego, la línea enemiga. Sólo un tercio de los soldados chilenos sobrevivieron. Por eso la historia conoce este episodio como el Desastre de Rancagua. Con él se puso fin al primer intento independentista de Chile, que se conoce como Patria Vieja; y se inició el periodo de Reconquista, por parte de los españoles.

bernardo-ohiggins

“Vivir con honor, o morir con gloria”: en un día como hoy, nació Bernardo O’Higgins

Bernardo O’Higgins Riquelme (Chillán, Chile, 20 de agosto de 1778 – Lima, Perú, 24 de octubre de 1842) fue un político y militar chileno quien, junto a José de San Martín, liberó a Chile del dominio español en la Guerra de Independencia.

Hijo natural de Ambrosio O’Higgins, quien fuera Gobernador del Reino de Chile y Virrey del Perú, y de Isabel Riquelme Meza. Por instrucciones de su padre, estudió inicialmente en Chillán, luego en Lima y completó su instrucción en Inglaterra. En 1802, a los 24 años, regresó a Chile y se radicó en su hacienda de San José de Las Canteras, recibida en herencia, dedicándose a las labores agrícolas.

Participó activamente en los acontecimientos que ocurrieron en Chile a partir de 1810, los que finalmente se tradujeron en su independencia del Imperio español. O’Higgins abandonó sus tareas agrícolas y se convirtió en militar, siendo uno de los personajes más relevantes de la gesta emancipadora de Chile, donde se le considera como uno de los Padres de la Patria. Entre 1817 y 1823, ejerció la jefatura del Estado bajo el título de Director Supremo (la segunda persona al cargo, pero la primera en ejercerlo después de la Independencia de Chile), cargo al que renunció, exiliándose en Perú hasta su muerte.

Considerado uno de los Libertadores de América, fue capitán general del Ejército de Chile, brigadier de las Provincias Unidas del Río de la Plata, general de la Gran Colombia y uno de los principales organizadores de la Expedición Libertadora del Perú.