La educación de Victoria lamenta el deceso del profesor normalista Amador Herrera

Se educó en el Colegio Instituto Victoria y se tituló como profesor en la Escuela Normal de esta ciudad. Exalumnos de ambos planteles conmovidos por su fallecimiento

Por Manuel Burgos. Periodista:

Fue uno de los integrantes del Centro de Ex Alumnos del Colegio Instituto Victoria, con una de las mejores asistencias de las reuniones que realiza periódicamente la institución y que dejó de existir este lunes 24 de mayo.

Amador Herrera Molina, viudo, padecía de un cáncer -que le significó sufrir por varios meses la enfermedad- y su deceso, a los 84 años, provocó el pesar tanto de los ex institutanos, como de los egresados de la Escuela Normal Rural Experimental de Victoria (ENREV).

INSTITUTANOS

Rolando Maza Rival y Carlos Senn Leiva, presidente y secretario, respectivamente de los egresados del plantel católico, mostraron su consternación por este fallecimiento. Rememoraron que en su oportunidad, distinguieron a Herrera Molina con un galvano, que lo distinguía por su constante presencia en los encuentros de quienes cursaron su educación básica y media en el colegio de los sacerdotes del blanco sayal.   

Recordaron que en esa época, residía en la casa de su familiar, el ex alcalde de Victoria, en 1950, Estanislao Espinoza Garrido, que se ubicaba en calle Pisagua, a media cuadra del plantel de la “Juventud Vigorosa y Creyente. Porvenir de la Patria y la Fe”, como decía su himno de la época, y que Herrera cantara más de una vez.

Durante el velatorio del docente, donde su hija, la abogado, Isolina Herrera Guajardo, acompañada de su esposo, recibían las condolencias que llegaban al velatorio de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, explicaban que los restos de su progenitor, descansarán en el Cementerio Municipal de esta ciudad, tras una misa de Funeral, a las 11 horas del martes 25 del presente. Sólo podrá considerar la asistencia de diez personas al templo parroquial, dadas las circunstancias actuales, explicó la profesional.

NORMALISTAS

Como antiguo colega normalista, definió el presidente del Centro de Ex Alumnos de la Escuela Normal Rural Experimental de Victoria (ENREV), Dagoberto Bustamante Ríos, la muerte del colega Herrera. “Presente en todos nuestros encuentros y es el tiempo que pasa y que cada día estamos recibiendo estas noticias, hechos que son ya habituales en nuestra historia, pues los años no pasan en vano“.

“Amador Herrera perteneció a la Generación de 1958 –prosiguió el directivo- y pienso que Amador, tal vez sea uno de los últimos representantes de estas generaciones “cincuenteras“ . El curso de Amador Herrera fue famoso en los primeros rencuentros normalistas, que se realizaron aquí en Victoria y de eso hace ya más de 30 años, cuando empezamos nosotros a recuperar espacios que los normalistas y nosotros reclamábamos para recordar los aniversarios de Nuestra Escuela”.

Resume Bustamante, que el educador desaparecido fue uno de los maestros que desarrolló toda su actividad educacional acá en Victoria. ”El típico profesor rural, el hombre que viajaba a caballo a su escuela del campo, o en su famosa camionetita Ford A, en la que iba a la Escuela de San Luis, hoy desaparecida en el sector de La Turbina, culminando su larga trayectoria como profesor en la Escuela Marcela Paz”, resaltó finalmente el maestro, en el postrero adiós.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *