Columna: Nuestros 21 de mayo estudiantiles

Por Manuel Burgos L. Periodista

En estas celebraciones, hoy muy amagadas por un “invitado de piedra”, como el “erizable” (término que autorizo a la Real Academia para su uso), corona virus, dado el estado de pavor que nos inunda cuando afecta a los seres humanos y la reacción de nuestro cabello, habitualmente, enterados como infecta hoy, a las miles de personas, más aún si resultan conocidas en nuestras latitudes

PESTE CRISTAL

“ In illo témpore”… de institutanos, de Kinder a sexto año de Humanidades en el Colegio Instituto Victoria, más allá de una Peste Cristal, que obligaba a las familias a vacunar a sus hijos, cuya inyección dejaba una marca en el brazo, que aún conservo, no recuerdo nada parecido. 

El plantel de los Padres Mercedarios se caracterizaba por la marcialidad de sus presentaciones en público; los educandos formados marcialmente, con su Banda Instrumental a la cabeza, divididos los estudiantes por secciones, uniformados, de pantalón blanco, vestón azul, corbata negra, se robaba los aplausos del “respetable”.

La Señorita Victoria Muñoz Gotterbam, con su sapiencia “espartana”, característica, en los ensayos previos, se encargaba de las “correcciones” (no sé porqué, en la evocación, siento un leve dolor de orejas), pero también hacía lo suyo, el profesor de gimnasia, en mis tiempos, uno de ellos, el Comandante del Batallón de Transportes N° 3 “Victoria, Don Valericio Avello (Q.E.P.D.), resultando una impecable manifestación.

¿AVIADOR?

En aquellos tiempos y a influencia del tío paterno, Jaime Hugo Burgos Contreras, recordado piloto civil en Santa María de Los Ángeles, que frecuentemente llegaba a Victoria piloteando un aeronca, faircheld o un piper, provocaba fiesta familiar, con su venida, o regreso, del familiar. El suscrito tenía en mente poder ingresar a la Escuela de Aviación Capítán Ávalos. El hermano de mi padre, al verme con lentes cuando estudiaba, me decepcionó. Me indicó que ese hecho sólo me daría la posibilidad para realizar sólo tareas “en tierra”. ¡Gran Decepción, pues lo mío pasaba por poder volar ¡Fue mi aterrizaje forzoso…!!.

Cada vez que nuestro plantel mercedario, al igual que en la actualidad, se robaba los aplausos de los presentes, en especial en fechas tan memorables, como las que recuerdan la Gesta de Iquique, por la hazaña de Prat Chacón y sus valientes; la actividad se analizaba y estudiaba en las pruebas o composiciones que se programaban, empapándose los educandos de nuestra Historia Patria que nos legaron sus protagonistas.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *