Policlínico del Dolor del Hospital de Victoria cumple 25 años de contención, cuidado y apoyo a las familias en momentos críticos

Un modelo de atención y cuidado paliativo de salud que ha sido destacado tanto en Chile como el extranjero, es el trabajo que ha desarrollado durante un cuarto de siglo esta unidad del Hospital de Victoria, cumpliendo un rol esencial en los momentos más difíciles de las familias victorienses.

Un equipo multidisciplinario preparado para contener, apoyar y cuidar a enfermos en condición terminal, es parte del trabajo sensible que debe realizar en cada jornada el equipo del Policlínico del Dolor y Cuidados Paliativos, conjugando elementos netamente clínicos, con aquellos vinculados al apoyo y contención del grupo familiar más cercano y estrecho, un elemento no menos esencial frente a un escenario lleno de angustia para quienes se suman a este programa.

Y es justamente aquello, uno de los aspectos más valorados por las familias y beneficiarios del programa, por cuanto enfrentarse a un diagnóstico de cáncer terminal, termina por oscurecer el horizonte de la vida, y es ahí donde aparece este equipo multidisciplinario de profesionales que ha permitido que el tránsito en la última etapa de la vida, tenga bríos de cercanía, cuidado, cariño y dignidad a los pacientes y sus familias.

En tal sentido esta unidad hospitalaria cuenta con box médico, box de procedimientos, box de uso múltiple, box de enfermería y box de atención psicológica. Cada uno de estos espacios permite llevar una atención cercana y personalizada, cuestión que ha sido un aspecto clave en el desarrollo y crecimiento de esta unidad en el hospital local, llevando su experiencia en diversos seminarios nacionales – donde han sido destacados como el mejor equipo multidisciplinario de la región y uno de los mejores del país, y además en jornada internacionales especializados en materia de salud como Cuba y Colombia. “Este es uno de los pocos policlínicos del país que da atención domiciliaria, por lo que nos invitan para mostrar lo que se ha hecho desde que partimos, quieren ver cómo hemos funcionado durante todo este tiempo” indicó en su momento la enfermera Berta Bravo una de las fundadoras de la unidad y que junto a ella cumple 25 años del servicio liderando este trabajo.

Al cabo de estos 25 años, los desafíos son constantes como señalan en la unidad hospitalaria, y muchos de ellos están vinculados a ofrecer espacios adecuados de atención, planificación, organización y logística, lo cual ha resultado vital para ampliar su cobertura de atención e incluso gestionar a través del Gobierno Regional, la compra de un furgón exclusivo y diseñado por la unidad, comprendiendo una inversión de 22 millones de pesos, que ha permitido potenciar la labor hospitalaria.

La tarea continúa sin descanso a pesar de las dificultades de la pandemia, y para potenciarlo, es fundamental el apoyo desde la dirección del Hospital de Victoria, para potenciar un trabajo altamente delicado y sensible para cientos de familias de la ciudad, quienes han encontrado apoyo y alivio en los momentos más complejos, junto a los seres amados en el último tránsito de la vida.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *