Padre René Riquelme será trasladado a Lautaro

Por: Manuel Burgos

Una llamada telefónica del Obispo de la Diócesis “San José” de Temuco, Monseñor Héctor Vargas Bastidas, al Párroco de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Victoria, Presbítero René Riquelme Fuentes, puso fin a nueve años de estadía en Victoria del religioso, tres más de los seis que le correspondían, para hacerse cargo ahora de una Parroquia de Lautaro.   

Lo remplaza aquí, el clérigo y actual Párroco de la Parroquia “Nuestra Señora de Los Dolores” de Perquenco, desde 1914, Padre Luis Alberto Acuña Parra, para tomar posesión de la jurisdicción parroquial que ejercía su antecesor.  

DESTINACIÓN

La información la dio a conocer recién el propio sacerdote Riquelme, durante la Sagrada Eucaristía Presencial del reciente domingo, a las 11:30 horas, en el templo sede, acompañado por el Diácono, Luis Espinoza Noriega y del Pre Diácono, Manuel Adolfo Cáceres Setien, explicando en rueda de prensa, que durante una llamada telefónica del Pastor Diocesano, quería solicitarle, un servicio. «Efectivamente, hace 20 días atrás el Señor Obispo me llama por teléfono para solicitarme otro servicio, y que significaba otra destinación. Obviamente, no es tan bien para uno como persona, recibir esas llamadas, porque, efectivamente, después de casi 9 años -todavía me falta un poco- que estoy aquí en Victoria, me he encariñado con su gente, sobretodo, con la gente del Sagrado Corazón e igualmente, con otras personas, que no son de la Parroquia, pero que también son parte de la comunidad y de la comuna”.

Recuerda el Padre René, cuando el Obispo, Manuel Camilo Vial Risopatrón, lo envió a ejercer su ministerio a Victoria, y que –especialmente- la tarea era, dignificar un poco la parte de la infraestructura de la Parroquia, que estaba bastante decaída, contextualiza, con el paso de los años, «especialmente el tener salas o un salón parroquial, donde hacemos las actividades, que no son netamente litúrgicas, pues todo el Culto, los Sacramentos, obviamente, todo eso lo hacemos en el Templo, que, por lo demás, es muy hermoso el  Templo nuestro, que también lo hemos tratado de arreglar”.    

SALÓN “JUAN GARAY”

El padre René habla de sus instalaciones, como el Salón de Actos “Juan Garay Aravena”, y que la han disfrutado tanto las personas vinculadas a la Iglesia, como integrantes de la comunidad, juntas de vecinos y otras «y que naturalmente, las facilitamos con mucho gusto, en esas reuniones de Bien Común, que tenga que ver con la dignidad de la Sociedad y que prosigue con una serie de adelantos materiales en las capillas del sector”, subraya el religioso, que ha tenido que compartir su vida de Iglesia, con el estado de su salud, que se vio afectada este año, por una rebelde hernia lumbar, y de la cual se ha ido recuperando lentamente por la pandemia, pero en forma satisfactoria, resaltando con cierta complacencia, los adelantos introducidos en la Gruta de la Virgen, una de las más atractivas de La Araucanía.  

“Ha sido una pega, con harto trabajo, y si uno piensa, igualmente, con una inversión, también grande y ahí, Dios se ha manifestado generoso, porque hemos recibido ayuda, de otras partes, del Estado también en alguna instancia y de la gente que, con su servicio, con su sencillez, con actividades que fuimos haciendo, pudimos hacer todo esto. Que no ha sido fácil y años atrás, impensado, sobre todo en estos tiempos que vivimos”, participa el nuevo párroco de Lautaro.  

Comparte que sentir que en la comunidad parroquial se es como una familia, una familia más grande, que es la Comunidad Civil y donde también había que evangelizar, que todos eran hermanos y todos se necesitaban, resaltando que, estos tres últimos años, incluso, yendo más allá del ámbito eclesial.

“Y , finalmente –declara- que fue de los últimos tres años de trabajo, que entramos en una tarea más bien, Evangelizadora, es decir, con el reiterativo llamado del Papa Francisco de que la iglesia es, por esencia, evangelizadora-misionera y que significa que, nosotros tenemos que volver a esa razón de ser de la iglesia. Una iglesia que sale, una iglesia que se encuentra, que dialoga, que visita, que se hace cercana a los hombres y mujeres, más allá del ámbito meramente religioso, no ir, como se decía antes, ir con el sentido del proselitismo; ir donde una persona que tiene dignidad, que Dios la ama, como  a mí, como a los demás”, subrayando  -en el mismo marco- el encuentro sostenido con integrantes de Oveja Verde, y con la Agrupación La Luz, calificándolos ambos, como muy enriquecedores.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *