La pandemia unió a Selva Oscura y con ollas comunes dan almuerzo a más de 150 vecinos

Por: Francisco Meliñir

Personas de la tercera edad y otras que han quedado sin trabajo, han sido las más afectadas en la localidad de Selva Oscura, producto de la pandemia. Esto, llevó a un grupo de vecinos a reunirse cuatro veces por semana para preparar almuerzos y entregarlos de forma gratuita y desinteresada a todos quienes lo necesiten. 

Se trata de dos grupos autónomos; la Junta de Vecinos y «Cocina de María», ligada a la Parroquia de Selva Oscura. La primera, inicio sus actividades de ayuda en el mes de junio, cuando, pasado el mediodía, salían a repartir los almuerzos a cerca de 40 personas de la localidad. Actualmente, esa cifra ya supera las 70 personas, las que los días martes y jueves reciben el almuerzo que se prepara en base a la donación de los mismo vecinos e incluso, de personas cercanas a Selva Oscura que conocieron la iniciativa y decidieron aportar. 

Un grupo de voluntarios llega cerca de las 8 de la mañana a la Sede de la junta de vecinos para iniciar la preparación del almuerzo, aunque el tiempo depende del menú que exista en el día. Pantrucas, croquetas con puré, pollo con arroz, charquicán, carbonada, lentejas, porotos, pastas, todo siempre acompañada de pan, es parte de la carta que semanalmente se entrega a los vecinos, a los de mayor edad hasta la puerta de su casa y quienes pueden salir, acuden hasta el lugar para recibirlo. 

«Tenemos un stock de productos y nos planificamos semana a semana, dependiendo de lo que tengamos en despensa. Si falta algo se solicita o se compra, porque también hemos recibido donación de dinero» cuenta Manuel González, presidente de la Junta de Vecinos de Selva Oscura.

COCINA DE MARÍA

También en junio, desde la parroquia de Selva Oscura se inició el apoyo a los vecinos con una olla común, dos veces por semana, los días miércoles y viernes -originalmente sábado pero debió cambiarse el día a causa de la cuarentena los fines de semana en la comuna-. La finalidad, cuentan, no es competir con la junta de vecinos, sino complementarse y poder así ayudar a más personas semanalmente.

La idea de realizar este apoyo, fue adoptada desde la comuna de Perquenco por los párrocos Luis Acuña y Renato Riveros. Aquí, las voluntarias y voluntarios, se reúnen en el Salón parroquial para preparar el menú que beneficia a más de 90 personas, tanto de Selva Oscura como de comunidades aledañas.

«Hemos recibido aportes de la gente, el padre Renato ha tocado puertas para pedir ayuda (…) empezamos ayudando a 50 personas y hoy son más de 90. Con las dos ollas comunes ayudamos a personas cuatro días a la semana, donde tienen su comida lista» señala Noelia Tiznado.

En ambas cruzadas, las donaciones de vecinos es fundamental para ir en ayuda de otros vecinos que están más necesitados, por lo mismo, en la parroquia de Selva Oscura se están recibiendo las donaciones para los almuerzos de «La cocina de María», lo propio se hace en la sede de la Junta de vecinos de la localidad. 

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *