Docentes de Victoria reciben apoyo psicosocial por parte del Programa Habilidades para la Vida

Por: Francisco Meliñir

La promoción de la salud mental es un área que trabaja desde hace varios años en Victoria el programa Habilidades para la Vida (HPV) de Junaeb, y que se ejecuta en colegios municipales y particulares subvencionados.

HPV es un modelo de intervención psicosocial que incorpora acciones de detección y prevención del riesgo; promueve estrategias de autocuidado y desarrolla habilidades para la convivencia de los diferentes actores de la comunidad escolar. 

A causa de la pandemia por Covid-19 que se vive en el país, el programa ha realizado un trabajo de apoyo a los docentes de la comuna de Victoria, el que busca fomentar las habilidades de autocuidado mediante el fortalecimiento de los recursos personales y cuidado de la salud mental y bienestar en esta etapa de crisis. Ante esto, es que se han llevado a cabo sesiones de autocuidado a través de la plataforma ‘Zoom’, donde se ha logrado conocer el estado emocional de cada profesional.

En primer lugar se ha hecho un levantamiento de información, donde se entrega el espacio al profesor para que se comunique y exprese su estado actual. Luego de esto, se entregan estrategias para que el y la profesional pueda sobrellevar la situación de mejor manera.

A raíz de esto, es que se ha podido identificar que durante el tiempo en que se han mantenido suspendidas las clases presenciales y se han hecho a distancia y de forma online, el trabajo en los profesores ha sido más desgastante que lo normal, especialmente en el ámbito emocional, “la distribución del tiempo para ejecutar tareas se ha visto mermada. No es lo mismo hacer clases en un aula que desde la casa, y eso ha provocado que no se manejen bien los tiempos, lo que ha traido una carga de estrés y frustración bien importante” cuenta Fabiola Oyarce, Coordinadora del programa en la comuna. 

A causa de esto, es que existe “una carga emocional super fuerte en lo que se refiere al temor de enfermarse y la incertidumbre de no saber cuando esto va a terminar, al ser todo incierto, se genera ansiedad, cambio en los ritmos biológicos y agotamiento” añade. 

Todo este trabajo ha permitido que los docentes externalicen su situación actual, para así recibir una retroalimentación “que ha servido para que los profesores vean que no son los únicos que estan pasando por la misma situación, de no poder dormir, de sentirse frustrados, de tener miedo. Esta primera etapa que estamos realizando ha servido mucho” cierra Fabiola Oyarce. 

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *