Director Hospital de Victoria: “El personal ha dejado los pies en la calle y ha puesto todo su potencial para estar acá”

El Hospital San José de Victoria es uno de los dos recintos de salud de la Provincia de Malleco -junto al Hospital de Angol- que ha trabajado estrechamente con los contagiados de Covid-19 desde el inicio de la pandemia. La Unidad de Pacientes Críticos (UPC), mantiene hospitalizados a personas, no solo de la región, sino que también de otros puntos del país, que requieren ventiladores mecánicos a causa del grave estado de salud provocado por el coronavirus. 

Para el Hospital de Victoria, el trabajo desde el mes de marzo ha sido intenso, agobiante para gran parte de sus funcionarios, ya que han debido enfrentar períodos complicados, como un brote de contagio al interior de algunas unidades. 

El Director del recinto de Salud, Carlos Zapata, brindó esta entrevista a Somos9 para conocer y repasar lo desarrollado en período de pandemia al interior del recinto de salud. 

¿Cómo ha enfrentado el Hospital y sus funcionarios, este período de trabajo en torno al Covid-19?

“Hemos tenido una evolución y desarrollo de actividades basada en una incertidumbre tremenda, de saber cómo nos iba a afectar como comuna y provincia el Coronavirus. Cuando llegó el primer caso al Hospital, fue terrible para todos (…) por lo que nos preocupamos de tener los implementos de protección personal de los funcionarios. Al principio había confusión de cuáles eran los elementos que había que utilizar, pero luego se establecieron protocolos con los elementos que debían tener los funcionarios para trabajar con pacientes Covid, no Covid y con sospecha de Covid. 

¿Cómo se organizó el hospital para comenzar a trabajar con la llegada del Covid-19?

Definimos un área Covid, que empezaba por Urgencias donde se recibía al paciente, luego pasaba a medicina donde se hospitalizaba a los pacientes y finalmente, a la UPC, donde requerían ventilador por sufrir insuficiencias respiratorias. Por lo tanto, el resto del hospital miraba cómo esa era la línea de atención. Nosotros nos preocupamos de que esos pacientes y el personal se mantuvieran aisladas, y así los demás servicios se mantenían funcionando. Quizá eso fue un error, porque en una de esas, llegó un paciente asintomático o que se contagió en alguna salida, o incluso algún funcionario, no lo sabemos, porque a esa altura ya estábamos en etapa 4, que pudo haber contraído el contagio y se generó un brote en un servicio clínico. Eso fue trágico para el Hospital y para Victoria en sí, porque se perdió cierta confianza en el Hospital. 

¿Cuánto afectó este brote al interior del Hospital?

Nos generó un quiebre dentro del hospital, mucha incertidumbre, dolor, malestar, muchos sentimientos. Eso nos enseñó mucho. Desde ahí en adelante, todo paciente fue visto como paciente covid, y empezamos a evitar que los usuarios llegaran al establecimiento. 

Eso provocó una reestructuración de las áreas, ¿cómo se tradujo aquello?

Debimos separar Urgencias, con un área covid y un área no covid. Hay todo un equipo que está las 24 horas, para recibir a pacientes covid y tomar los exámenes. Por otro lado, se reforzó el laboratorio, para estar 24-7 y tomar y enviar los PCR rápidamente a Temuco. Se fortaleció Epidemiología, una unidad que tenía una sola funcionaria y donde hoy tenemos a 3 trabajando, porque son claves para la comunicación con la Seremi a la hora de buscar los contactos de cada contagiado, para tomar exámenes, mandar a cuarentena u hospitalizar si estaban más graves. También se modificaron las ambulancias, para evitar el contacto entre el paciente y el conductor (…) cambiamos servicios clínicos. 

¿Fue el brote de contagio lo más difícil hasta ahora?

Yo creo que sí, ha sido lo más difícil que nos ha tocado vivir, pero aprendimos mucho de eso, no nos quedamos centrados en lo malo, sino en la enseñanza que nos dio a todos. Hubo un sumario sanitario, una investigación de brote por parte de Infección intrahospitalaria y fue indeterminado saber dónde se generó el brote, pero se generó y por eso hay que actuar preventivamente.

¿Se ha trabajado en torno a mantener el bienestar de los funcionarios?

Muchos de nuestros funcionarios se fueron a sus casas a hacer teletrabajo porque tenían factores de riesgo, así mismo aquellos que podían realizar trabajos desde sus casas. Tomamos todas las medidas necesarias para evitar el contagio en nuestros funcionarios, nos quedamos con lo justo y necesario. Cambiamos los sistemas de turno, pasamos a tener turnos de 24 horas con 3 días libres. El policlínico dejó de atender y se comenzaron a enviar los medicamentos a las casas. Los médicos iniciaron consultas por teléfono con los pacientes que requieren controles (…) Hemos sido muy flexibles en cuanto a los horarios, generamos permisos especiales para quienes deben solucionar problemas con el cuidado de sus hijos. Además de eso, incorporamos un equipo de apoyo psicolaboral, para entregar contención de salud mental a los funcionarios, por todo el estrés que significa el trabajo actual (…) se generó una sala para que los funcionarios puedan relajarse, desestresarse, con el único fin de que estén cómodos. Debo decir que el personal ha dejado los pies en la calle y ha puesto todo el potencial para estar acá. 

En su opinión, ¿cómo ha actuado la ciudad para enfrentar la pandemia?

Yo creo que la población urbana de Victoria ha actuado muy responsablemente, han hecho caso a muchas cosas que ha dicho la autoridad de salud. La ciudad pudo haber tenido más contagios, al ser una ciudad de paso, al estar cerca de la carretera, hay mucha gente que trabaja afuera o de Temuco que viene a trabajar a Victoria, pero la gente ha sabido comportarse, no espectacularmente, pero bien. 

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *