Columna: «La necesidad de pensar en un futuro»

Por: Danilo Delgado, Ingeniero Civil en Metalurgia Extractiva

Hace cuatro años en Chile se promulgó la Ley Marco para la Gestión de Residuos, Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al reciclaje. Esta ley buscaba y sigue en búsqueda, de poder disminuir la generación de residuos y a su vez que fomenta la reutilización y reciclaje de materiales. Si bien esta fue una ley muy ambigua y con diversas interpretaciones, es que hace unos meses se avanzó en reglamentar gran parte de residuos de nuestros hogares. Este tipo de avances como especificar directamente los límites y roles que existen, además de la forma de proceder, genera metas claras y precisas de cómo manejar los residuos descartables en Chile.

Debemos comprender que todo el proceso de manejo de residuos reciclables es dirigido por nuestra visión de mundo y deseo de tener una mejor calidad de vida, por lo que sin duda, la presión y metas que tenemos, se deben realizar y a su vez, estas estarán en aumento cada vez que avancemos. Es una buena idea entender que esta noticia siga avanzando, pero aún más importante, es que nos adelantemos a legislaciones y reglamentos por nuestra propia conducta y ética. En conjunto que se profundice la responsabilidad detallada de la inclusión de entes, entre los generadores de material reciclable y los receptores.

Sin embargo, han pasado tres años desde que en la ciudad de Victoria se aprobó la eliminación de bolsas de polímeros de un solo uso, pionera en Chile, y cuatro años desde que se promulgó la ley, antes estas dos situaciones, es interesante que nos preguntemos, además, con los diferentes antecedentes científicos, qué ocurrirá en las próximas generaciones si estas seguirán pensando que no usar bolsas plásticas de un solo uso y reciclar botellas serán la norma y, suficiente para un entorno saludable, sin duda el sentimiento de estar tranquilos y que avanzamos eficientemente estará y nos dejará aletargados para actuar como ocurrió en Victoria. 

El mundo entero se ha detenido por la pandemia, es el momento preciso para mirar lo que ha ocurrido y realizar cambios, pensar en nuevos desafíos y proyectarse con un plan a escalas mayores. Sé que esta ley es un mínimo piso que nos entrega el estado y nuestra sociedad y debemos ser críticos de ello. Efectivamente estamos avanzando. Necesitamos ambición, educación para pensar en ese futuro que puede ser realidad y no solo pensar en las bolsas plásticas que matan las pobres tortugas y contaminan nuestras aguas. 

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *