Con eucaristía en La Merced despidieron a Tito Mario Ramirez

Por: Manuel Burgos

Un doloroso último adiós entregó la familia y relaciones de la ciudad, la región y de otras localidades, como Temuco y Talca, a Tito Mario Gabriel Ramírez Farías, durante la Misa de Difuntos que tuvo lugar el martes 27 del presente, a las 11 horas en la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced.  

El oficio religioso lo presidió el Cura Párroco, Fray Carlos Ortega Sepúlveda, junto a los diáconos, Patricio Benavente Silva, Roberto Poveda Espinoza y José Poveda Espinoza, con la asistencia de su familia en pleno, esposa Ruth Vásquez Pérez, e hijos, Pía, Loreto, Mario, Ruth y un nietos.     

Las lecturas del día fueron responsabilidad de su hijo Mario Ramírez; de su amigo residente en Talca, Juan Carlos Espinoza, proclamando el Santo Evangelio, el Diácono Benavente, quien expresó en parte de la misma: “Cuando sentimos ese llamado de Dios, a través de la partida del ser querido, como la de Tito Mario en forma tan repentina, la llamada para él, ya está en la presencia del Señor. Ese llamado se acrecienta para cada uno de nosotros, si creemos lo que estamos celebrando y si estamos preparados porque tenemos que presentarnos ante el tribunal de Cristo y que seremos medidos por nuestras obras”.  

Emotivas fueran también las palabras pronunciadas por la hija mayor, Pía, quien con lágrimas, narró cómo se habían preparado para viajar hasta Victoria para disfrutar la Navidad con su padre y jefe de familia pero que el destino había optado por otra cosa.  

DESPEDIDA

Terminado el Sacrificio Eucarístico, y ya casi al emprender el viaje a la capital regional, donde sería incinerado el cuerpo de Ramírez Farías, el secretario de la PRAIS local, Luis Orellana, que se hallaba acompañado de los integrantes de la directiva, Rosa Muñoz, tesorera; Pedro Araneda y Claudina Anabalón, directores, señaló la aflicción de sus integrantes “por la ida de un gran líder, que nos acompañó por casi dos años. Que se destacó por su carisma, a quien no veíamos sólo como un dirigente gremial, sino como un amigo”. 

Olaya Yévenes Torres, presidenta comunal del PDC expuso que “estamos con pena pues se nos va un militante de la DC, algo muy inesperado para nosotros. Desde el primer día cuando supimos la noticia y se nos fue un gran hombre, que siempre amó la política porque la defendía con pasión”.     

Las cenizas de Tito Mario permanecen ahora junto al féretro de su padre, Tito Mario Ramírez Ramírez, en el Cementerio de la ciudad de Molina.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *