Tras 90 años dedicada al comercio dejó de existir Eliana Ibañez Poblete

Por: Manuel Burgos

“Ella no nos decía qué hacer, ella hacía cosas, que era distinto. Ella no se sentaba a decirnos ‘ésto es lo que tienes que hacer’, o decirnos que era lo bueno o lo malo. Ella simplemente cuando llegaba al negocio, el antiguo Almacén Tolhuaca, que había cosas que para nosotros, sus sobrinos, no era cotidiano, era ver un negocio, donde una persona atiende. El cliente llega a comprar y estaba una hora conversando con ella y muchas veces, ni siquiera a comprar, sólo sentarse y conversar, cuán distinta es la cosa en cualquier lugar”.

Los conceptos precedentes, pertenecen a Claudio Miranda Ibañez, pronunciados a nombre de la familia, en la Santa Misa de Difuntos, realizada el jueves 31 de Octubre, a las 12 horas, para despedir a su tía, Eliana Ibañez Poblete (90), en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, ante un colmado templo de amigos de la familia y feligreses venidos desde diversos puntos del país y la comuna.  

También se hallaban presentes en el  oficio religioso, presidido por el padre, José Cazali, los hermanos de la difunta, Orieta, Miriam, Amador, parte de los diez hijos que tuvo el conocido matrimonio.  

Las Lecturas del día fueron proclamadas por familiares de la occisa; Isolina Quintana, en la Primera de ellas, tomada del Libro de la Sabiduría; en tanto, Aminta León, el Salmo “Qué Alegría Cuando me Dijeron Vamos a la Casa del Señor”, y el Evangelio según San Juan, dado a conocer por el sacerdote, quien expresó en parte de su prédica:  

“Ustedes están aquí, porque la fraternidad implica el compromiso y por sobre todo el afecto; si no sintieran afecto hacia la señora Eliana, no estarían acá; si no sintieran el cariño y no se sintieran de una u otra forma, comprometidos con ella y con la familia de ella, tampoco estarían acá, es porque desde adentro, sienten que algo se les ha ido; sienten que alguien partió, que hay un vacío y por eso la acompañan, que estamos celebrando, ¿y qué celebramos? celebramos el que una hija de Dios y hermana nuestra en la Fe, haya concluido un caminar, un peregrinar por este mundo. 90 años de peregrinación”.  

RECONOCIMIENTO

Los ritos finales, marcaron el término de la Sagrada Eucaristía con que la comunidad de Victoria dio el último Adiós a una vecina que recibió en vida, el reconocimiento de sus autoridades, gremiales y sociales y que la acompañó hasta el Cementerio Municipal de la ciudad, donde se depositaron sus restos.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *