Ayer se realizó el funeral de Gustavo Retamal, victoriense de 40 años fallecido en la localidad de Malalhue

Numerosa despedida a comerciante, radicado en Malalhue.

Por: Manuel Burgos

Cuando la familia Molinet Poblete aún no se reponía del fallecimiento de un querido deudo hace una semana atrás, repentinamente dejó de existir en la localidad de Malalhue, comuna de Lanco, el ciudadano victoriense, allí radicado, Gustavo Alejandro Retamal Molinet, a la edad de 40 años.   

Su esposa, Pamela Fernández, junto a sus cuatro hijos mostraron su desconsuelo, al igual que la madre del difunto, dirigente social y muy estimada en esta comunidad de Victoria, Edith Molinet Poblete, como quedó de manifiesto en la Liturgia de Exequias, que ofició el Diácono, Roberto Poveda Espinoza.

La celebración religiosa tuvo lugar en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de esta ciudad, el martes 11 del presente, a las 14 horas, ante un templo colmado de fieles, donde Poveda expuso: “Nos hemos reunido aquí para tener un momento de oración por el descanso del alma de nuestro hermano Gustavo Alejandro, que el Señor ha llamado a su presencia; a estar junto a su familia por el fuerte momento que está viviendo, por las circunstancias y también, porque hace tan poco tiempo había despedido a otro ser querido, y ahí donde tiene que mostrar la fuerza y la fortaleza, que viene del Señor y pedirle que tenga misericordia de nosotros, que nos de la fuerza para poder salir adelante, en esta misión a la que Él nos ha convocado”.

La desconsolada familia tomo parte activa en el servicio religioso: Andrés Benavides Molinet leyó la Segunda Carta de Pablo a los Corintios; Carolina Molinet Saavedra, el Salmo “El Señor es Mi, Pastor Nada me Falta”, y el Diácono celebrante, el Evangelio según San Mateo.

Antes de dirigirse al Camposanto local, donde fue sepultado Retamal Molinet, ocupó el ambón, una prima del occiso; su viuda Pamela Fernández, abrazada de su hijo menor, para hablar con el marido ausente, pidiéndole su ayuda, ante la soledad en que la dejaba, elevando un beso al Cielo.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *