Comunidad de San José Obrero celebró su 56° aniversario en el Día del Trabajo

Fue fundada en 1963 por el Padre Héctor Montecinos Parra, y hoy cumple esa labor el presbítero René Riquelme Fuentes.

Por: Manuel Burgos

Cincuenta y seis años de fructífera labor celebra en 2019, la Comunidad de San José Obrero, Patrono de los Trabajadores, instituido como tal en el año 1955 por el Papa Pío XII, coincidente con el Día Mundial del Trabajo, y para recordarlo tuvo lugar la Santa Misa en la Capilla del mismo nombre, ubicada en el populoso sector de Villa Alegre.

Oficiada por el Presbítero René Riquelme Fuentes, junto al diácono Luis Espinoza Noriega, la Eucaristía tuvo lugar el 01 de Mayo, a las 11 horas, en la Capilla de “San José Obrero”, con la asistencia de numerosos fieles; del alcalde de la comuna, Javier Jaramillo Soto; del concejal Luciano Alvarado Torres; de la animadora de la comunidad, Ana Oria Romero, junto al coro de la comunidad religiosa.  

Tras el saludo y bienvenida del celebrante, Luis Nahuelcura tuvo a su cargo la Primera Lectura de la Carta a los Colosenses; el Salmo 89, con la antífona “El Señor Haga Prosperar la Obra de Nuestras Manos”, de responsabilidad de Raúl Becker Riffo; y la proclamación del Santo Evangelio según San Mateo, por el diácono Espinoza Noriega.

HERMOSO CELEBRAR

“Es hermoso poder celebrar –comentó el cura párroco en la Homilía- más que el Día del Trabajo, el Día del Trabajador, y todos, verdad, somos trabajadores, porque todo lo que el ser humano hace es un trabajo; con esa acción del trabajo nos mantenemos, nos sostenemos; entonces, todo lo que el ser humano hace, es trabajo, por lo tanto, todos somos trabajadores; ahora, qué importante es ese trabajo que hacemos habitualmente, como artesanos, por ejemplo, como hoy recordamos a San José”, expresó entre otros conceptos.  

En las intenciones de la Oración Universal, la asamblea respondió: “Modelo de los obreros, intercede por nosotros” y en la presentación de los Dones, se trajeron signos de trabajo diario, como herramientas, una imagen de San José y las especies de Pan y Vino, para culminar el Sacrificio Eucarístico, con la Consagración, la Comunión y la Bendición de los diversos artículos de trabajo.

Al despedir la celebración religiosa, Oria Romero comentó que “en cada aniversario, nos detenemos a mirar lo que hemos hecho bien o mal y como comunidad, tenemos mucho porqué pedirle perdón al Señor, pero tenemos mucho más que agradecer a Dios porque esta comunidad todavía está viva; todavía está trabajando con esperanza en el Señor”, agradeciendo que aún contaban con la fundadora, la señora Juanita, citando también a Olga Concha, Laura de Novoa, Petronola Zurita, Sergio Millar, Orfa Sobarzo, entre otros nombres, e invitando a un cóctel preparado por la comunidad para compartir la fecha.

Finalmente el Padre Riquelme, junto con agradecer al jefe comunal la ayuda que siempre le ha deparado a la parroquia, lo invitó a dirigirse a la comunidad, quien expresó: “Creo que lo dicho por el padre y la señora Ana es tremendamente importante. En estas fechas siempre es bueno hacer un alto y reflexionar sobre todo lo que ha pasado y de todos los que han sido parte de esta comunidad; les aseguro que todo lo que hay hoy en sus familias, es producto del esfuerzo de sus padres, de sus madres, de sus hijos y eso también tiene que ser un espacio para recordarlo; creo que estar aquí, en esta capilla, es también, no sólo el recordar sino también de agradecerle al Señor por lo generoso que ha sido con nosotros”, expresó en parte de sus dichos.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *