Con un emotivo funeral la comunidad despidió a Andrés Arrive Vitali

Por: Manuel Burgos

“Conocí a Alberto en el Centro de ExAlumnos del Colegio Instituto Victoria. Un hombre muy comprometido, muy identificado. Su hermano Cristian me decía que hasta el último momento, lo que Alberto más recordaba, era precisamente a su Instituto, las tallas, en especial, las acontecidas con el Padre Laureano Antonio Muñoz González, es decir, una vida profundamente identificada con La Merced, con el Instituto».  

Así fue el inicio de la Homilía del Padre Rodrigo Aguilar Gómez en la multitudinaria Misa de Difuntos de Andrés Alberto Arrive Vitali, el pasado sábado 27 de Abril a las 10 horas, en la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced y que era encabezada por su viuda, Judith Gougain Chenevier, junto a sus hijos Andrés, Alberto, Cristian y Jeannette; su hermano Alfonso, con sus respectivas familias.

IDENTIDAD Y CARISMA

“Y estas son las cosas que a uno le alegran –recordó el exRector del plantel mercedario- precisamente, porque tener personas identificadas con el carisma e identificadas con un ideal de formación, que lo llevaron y lo llevan todos los exalumnos, muy bien marcados, gracias al Padre Laureano Muñoz, es digno de mucha esperanza. Sabemos que nuestro hermano ahora que lo despedimos, está Junto al Señor; no me cabe duda pues una vida vivida, también aprendida, con un ejemplo y un testimonio de vida mercedaria, de vida espiritual, de vida comprometida con la educación, como fue el Padre Laureano Muñoz, cuyos restos también están en este templo, es signo de la formación que se transmite”.

Su hija Jeannette, participó en la Primera Lectura y su yerno, Horacio Echeverría en el Salmo, cuya antífona rezaba: “El Señor es MiPastor, Nada Me Falta”, y el religioso proclamó el Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según  San Juan.

Al término del Sacrificio Eucarístico, el celebrante pidió a los compañeros de curso de Arrive Vitali rodear el féretro, mientras lo rociaba con agua bendita, simbolizando el bautizo del exinstitutano.

Ya en el Camposanto, despidieron al agricultor e integrante del Club de Caza y Pesca Mariluán, su única hija mujer, Jeannette Arrivé; su nieta Dominique Echeverría Arrivé; su nuera Ghislaine Dufey Meynet; el Presidente del Centro de Exalumnos del Colegio Instituto Victoria, Carlos Senn Leiva; su compañero de curso y ciudadano de origen francés, Luis Ponsot Retamal, quien pidió a los presentes cantar la Marsellesa como póstumo saludo; el exalcalde de la comuna, Hugo Monsalves Castillo, selló su recuerdo solicitando un aplauso para el compañero que se iba; y el socio del Club de Pesca y Caza “Mariluán”, Freddys Castillo Contrera, rememoró que Andrés Alberto, ofreció su casa para sede del club, cuando la institución la carecía.    

“Juventud de Instituto Victoria, juventud vigorosa y creyente, porvenir de la Patria y la Fe -precisó en sus palabras Senn Leiva- , en estas estrofas del Himno del Colegio, en su semántica se encuentran impregnadas a su adolescencia, a su vida estudiantil que transcurrió en estas aulas mercedarias, junto a muchos compañeros de curso, junto a sus maestros y sacerdotes y también en el otrora internado del Colegio Instituto Victoria, referencias que más conocemos de Alberto, fundador del Centro de Exalumnos y de la mano espiritual y asesora del Padre Laureano Muñoz Gonzalez”.

Sus hijos y deudos agradecieron la asistencia a las exequias de Andrés Alberto Arrive Vitali, en la puerta del cementerio, dando por finalizada la ceremonia.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *