Letras, familia y amistades se reunieron en el Centro Cultural para rendir tributo a María Martínez

Organizado por la agrupación cultural Variedad y Colores, con el apoyo del Departamento de Cultura de la Municipalidad de Victoria, el viernes 5 de abril se rindió tributo a una de las mujeres más importantes y queridas de la ciudad, María Martínez de Greenhill.

Reunidas todas las letras en el presente artículo, cayeron en cuenta que por muy unidas, organizadas y obedeciendo al más estricto y virtuoso orden sintáctico, en ningún caso podrían responder a la exigencia de relatar la crónica del homenaje a María Martínez. Así las letras caen en cuenta que cuando es la vida misma la que se le rinde tributo, no existen palabras suficientes que se ajusten a tan histórico despliegue humano, lleno de cariño, de recuerdos, de compromiso, entrega y amor por su tierra y por su gente.

Más allá de realizar un homenaje a quien es dueña de una prosa hermosa y una mirada aguda, lo del viernes por la noche fue un acto masivo de agradecer; de dar gracias la oportunidad de convivir laboral, familiar o literariamente con María Martínez, en cualquiera de los tres escenarios su legado superó cualquier margen, tal como los márgenes del Centro Cultural absolutamente repleto para homenajearla.

La iniciativa surgió desde la Agrupación Cultural Variedad y Colores, como indicó Leonor Ortega, miembro del equipo organizador. “Nosotros en el mes de diciembre tomamos la decisión de realizar este homenaje a la señora María Martínez y estamos contentos de ver los resultados. Ha sido una jornada muy bonita luego de muchos ensayos. Agradecemos al equipo municipal que nos apoyó a realizar esta jornada”, indicó en su relato, con la satisfacción de quien es partícipe de las cosas buenas que ocurren.

La jornada fue conducida por la Periodista Carolina Catalán, quien viajó de Santiago para ser parte de este homenaje, y consideró también la música liderada por Francisco Moya, quien con inspiración y… bueno, con mucha inspiración, realizó unos hermosos arreglos musicales con la poesía de María Martínez, versos que fueron interpretados por su hijo Álvaro y su nieto Cristian Greenhill, sorprendiendo al público presente.

Quienes también se preocuparon de decir presente, fue el circulo de trabajadores jubilados del Hospital de Victoria, la agrupación de profesores normalistas, el escritor Germán Caces, su amiga de letras de toda la vida, Luisa Zavala y el Alcalde de la comuna, Javier Jaramillo Soto, todos sin excepción, manifestándole su admiración y respeto, agradeciendo por todo lo que simboliza, gracias a una profunda estela de cariño que fue dejando en cada espacio de vida en los que compartió.

Álvaro, uno de sus hijos, así graficó la jornada: “Por supuesto muy contento con el reconocimiento que se le hace a mi madre hoy día, yo resalto más que su obra literaria, su obra profesional, su trayectoria en el hospital y en general en la comuna. Muy contento con la asistencia y por supuesto agradecer al municipio, a Javier Jaramillo, alcalde, al grupo cultural que organizaron esto y que estuvo muy emotivo (…) siempre mi mamá ha tenido el reconocimiento de la ciudadanía, de sus amistades, pero público como el que presenciamos aquí no. Por lo que estamos agradecidos, y nosotros nos sumamos a esto, el gran mérito de esto es del grupo cultural y de la Municipalidad”.

La jornada finalizó como inició, una María Martínez abrigada de cariño a su figura, con decenas de personas que se acercaron para compartir una foto con ella, sabiendo que en ese retrato, era la historia misma de la ciudad, la que se enfocaba aunque sea por un instante, para entregar un gracias, por estar conmigo.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *