Una emotiva despedida recibió María Valderas Burgos

Por: Carlos Eriz

Con visible emoción en sus rostros, numerosas personas de la comunidad asistieron ayer a la despedida de la señora María Gladys Valderas Burgos, antigüa vecina victoriense fallecida la noche del sábado en su domicilio de calle Saavedra del barrio ultra estación, tras una penosa enfermedad que le arrebató su vida en corto tiempo, cuando aún tenía muchas energías para compartir con su entorno.

Familiarmente conocida como “Lala” o ”Lalita” se destacaba por ser una persona muy trabajadora, esforzada, entusiasta y comunicativa, participando activamente en directivas de su junta vecinal, clubes de adulto mayor, grupos de danza, la unión comunal de adultos mayores y otras instituciones locales.

A las 16.00 horas se hizo pequeño el espacio de la Parroquia del Sagrado Corazón para recibir a centenares de asistentes que quisieron acompañarla en el momento triste de su partida de este mundo terrenal.

CONTEMPLARÁ A DIOS

El oficio religioso fue celebrado por el diácono Juan Garay, quién expresó: “Celebramos hoy la pascua de María Gladys, su partida hacia la vida eterna, encomendando a Dios que se la lleve al cielo. Ella pasa de esta vida a otra donde no hay esfuerzo, trabajo, necesidades, sino la contemplación de Dios”.

Agregó que “Fue un pilar importante de su familia, dejando 6 hijos, 9 nietos, 3 bisnietos. Y siempre supo lo que era caminar con Jesús, asegurando así su vida eterna, pues tomar la mano de Dios y no soltarla conduce a la salvación, no hay otro camino, es el único que nos conduce a la vida después de la muerte”.

Instó también el diácono “a ser buenos en nuestra existencia, con la familia, con los seres queridos; amarse, sobre todo en este tiempo de Cuaresma. Ser generosos, ser penitentes, no tener vergüenza de decir sí creo. Sólo de esa manera Cristo un día nos invitará a la mesa del cielo”.

INCANSABLE

A continuación usó la palabra una de sus hijas, expresando con emoción: “Este es un día difícil. Nuestra madre tuvo muchas características, generosa, trabajadora, incansable; que se hizo cargo de sus 6 hijos desde pequeños, sacrificándose para sacarlos adelante. Pero siempre pensó en los demás, hasta ahora que enfermó”.

Llamó también a sus hermanos “a estar siempre juntos, nunca separarse, como su mamá quería, a pesar de tener que irse de su querida Victoria por diferentes razones“.

Otro de sus hijos agradeció a las autoridades presentes y a toda la gente que les acompañó: “Mi mamá era única, muy especial, muy querida y eso lo vemos en esta gran concurrencia. Si un vecino o un amigo tenía un problema o fallecía, ahí estaba ella, siempre presente ayudando”. Consideró que “ella está mejor ahora, porque estaba sufriendo. No hay que ser egoístas, estemos alegres y que desde el cielo nos ayude”.

El momento de mayor emotividad se vivió cuando sus amigas y compañeras del coro “Aurora” en que participaba, rodearon afectuosamente el ataúd y guiadas por su directora interpretaron la canción que más le gustaba, concluyendo con nutridos aplausos.

Entre los asistentes estuvieron el Alcalde Javier Jaramillo; el Administrador Municipal Manuel Cofré; el ExAlcalde Hugo Monsalves; Los Concejales Luciano Alvarado y Carlos Romero; dirigentes vecinales, representantes e integrantes de las variadas instituciones a la que pertenecía, con sus respectivos estandartes y muchos adultos mayores.

Posteriormente el cortejo enfiló hacia el camposanto local para darle cristiana sepultura, tras las últimas palabras de reconocimiento a su labor.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *