Huertos Escolares, una apuesta Educativa en escuelas rurales Municipales de Victoria

Una apuesta entretenida y educativa viven los niños de la Escuela Municipal San Luis en el sector Manzanaco, Camino a Quino, quienes durante el último tiempo han aprendido lo valioso del trabajo agrícola, el respeto por el medio ambiente, un espacio donde el objetivo es que el estudiante llegue a comprender las relaciones entre las plantas y su medio.

Es así como Don Ernesto Sandoval Ortega, auxiliar de la escuela, es el encargado de trasmitir todo lo aprendido gracias a la asesoría técnica del Proder, encabezada por la profesional Macarena Peña Osses, quien estableció un convenio realizado entre la Municipalidad y las escuelas municipales de Victoria donde se ha implementado esta iniciativa fomentando la educación y la vida saludable.

36 años lleva trabajando como auxiliar de la escuela municipal de San Antonio don Ernesto y es quien se ha encargado de conocer el trabajo de los huertos escolares y el compostaje, información que retransmite cada día a los estudiantes de la escuela, “acá el trabajo es un todo, esto es más que mi segunda casa, esto es mi vida, imagínese aquí yo llegué en 1986 y han pasado 32 años, todos los hijos y nietos criados acá, esto lo quiero más que si fuera mío porque las cosas que no son de uno hay que cuidarlas muchos más” dijo emocionado.

“Me gusta mi escuela, por eso soy todo terreno a pesar de mi edad y mis dificultades para ver, pero me gusta mucho disfrutar de este entorno de la naturaleza y eso lo perciben los niños porque ellos aprenden mucho más rápido que los adultos, todo lo que aprendo de parte de la señorita Macarena lo recibo con humildad y entusiasmo porque sé que es una herramienta muy útil para los niños de este sector” argumentó Don Ernesto.

Actualmente esta pequeña granja cuenta con un invernadero donde se cultiva hortalizas bajo plástico y de autoabastecimiento donde cada semana la profesional del Proder visita la escuela para entregarles recomendaciones como el control de maleza dentro y fuera del invernadero con métodos naturales y así permita la permanencia de los nutrientes en la tierra, también la creación de almácigos y el trabajo de la compostera con la implementación de la lombriz californiana.

En este sentido, la profesional del Proder Macarena Peña relató que, “Comencé en los colegíos con la visión que desde la educación municipal se podía replicar en los niños a autoabastecerse y así nace la idea de construir invernaderos en las escuelas municipales rurales y hasta el momento hemos visitado a todas las escuelas y en el caso de San Luis el resultado ha sido tremendamente exitoso”.

“Don Ernesto es un caso particular, él es multifacético tiene mucho interés en aprender y mantener esta idea de los huertos rurales, él tiene como explicar lo que la gente vive en el campo y lo rescatamos para que las personas puedan entender la importancia de trabajar la tierra. Ahora que llegó el tema del compostaje los niños participaron activamente del proceso, él no es profesor pero es abuelo y tiene esa entrada con los niños y se le hace mucho más fácil para traspasar sus conocimientos” señaló la profesional.

Sin duda iniciativas como ésta son siempre destacables porque dan cuenta de la multidisciplina del trabajo educativo, y cómo la comunidad escolar son capaces de modificar el currículum y hacer clases diferentes según las herramientas que tienen en la escuela.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *