La maldición de Hill House: Una serie de terror bien construida merece ser aplaudida

La historia se basa en la novela homónima de Shirley Jackson.

Por. Rocío Toledo

Ver La maldición de Hill House es como retroceder a la era dorada del cine de terror pero con las herramientas que brinda la tecnología de hoy en día. Deja de lado los clásicos jumpscares (o al menos el abuso de ellos), los personajes odiosos que bordean la idiotez y los finales predecibles; acá tenemos una sólida historia interpretada por interesantes personajes que no hacen más que aportar profundidad y distintos ángulos a esta serie.

Habiendo expuesto lo anterior, comencemos desde el inicio. Tenemos a una familia de siete integrantes, los Crain. Los padres y cinco hijos de diferentes edades se mudan a una lujosa mansión. Es el perfecto diamante en bruto para que los cabecillas del núcleo familiar remodelen y luego vendan. Para los niños, por el contrario, es su nuevo –y temporal- hogar: son nuevas aventuras, amplios terrenos para explorar, por donde correr y pesadillas, sustos… muchos sustos.

Una noche o, mejor dicho, La Noche, algo extraño y confuso sucede. Los niños corren fuera de la casa, se suben al auto y parten, dejando tras sus espaldas la mansión y todos sus misterios y espectros que rondan los pasillos. Nadie sabe muy bien que pasó, ni siquiera el propio espectador y es esa, precisamente, su estrategia de enganche.

Cada capítulo se centra en un personaje, podemos, por tanto, conocer su versión joven que vivió en la mansión y su versión adulta, la actual que lucha contra “los fantasmas de su pasado”. Y sí, hablo de fantasmas en el sentido más estricto de la palabra. Acá aparecen muchos y, si uno se concentra lo suficiente, se podrán ver escondidos en varias escenas.

Es así como, a medida que avanza la serie, vamos conociendo a nuevos integrantes de la familia y sus respectivas visiones de lo que ocurrió en su antiguo hogar, cuyo final los marcó de por vida.

De apoco, pequeños pedazos de información se van sumando a la línea de tiempo incompleta que deja los primeros capítulos. Estos al comienzo, pueden parecer enredados, sobre todo si se tienen en cuenta los saltos en el tiempo. Sin embargo, con el pasar de los episodios, uno le va tomando el ritmo y todo comienza a cobrar sentido.

La familia Crain.

Es sabido que en una familia todos los integrantes son diferentes y acá es donde más se concentra el excelente trabajo de la producción. El desarrollo de personajes es increíble. En su mayoría, estos actúan de acuerdo a sus personalidades y eso los hacen aún más reales. Tal vez en diversas oportunidades no se comparta su modo de actuar, pero como conocemos el trasfondo de su historia, luego es entendible que reaccionen de la forma en que lo hacen. Incluso, se puede llegar a sentir empatía con más de alguno de ellos, después de todo… vivieron algo sumamente traumático cuando eran tan sólo niños.

Más que una historia sobrenatural de terror

Si bien esta es una historia sobrenatural, el guión está tan bien construido que consigue cautivar a quien se atreva a verla. Lo hace partícipe de lo que ocurre y lo convence de que quizá todo lo que exhibe es real. Gran parte de este logro también se lo lleva la construcción de la atmósfera; a veces hay calma, quietud y de repente, cuando uno menos se los espera, algo aparece para ponerte los pelos de punta. Son sustos que, a diferencia de otras entregas similares, La maldición de Hill House utiliza en el momento preciso.

Englobándolo todo se encuentran los personajes principales interpretados por actores que no defraudan para nada (hasta los niños hacen un buen trabajo). No sólo son los muñecos que sufren el miedo de vivir en la mansión, sino que también protagoniza diálogos tan reflexivos como bellos. Un ejemplo claro es cuando hablan de que finalmente las personas no somos más que cuentos, historias y, cuando morimos, otros se encargan de narrarlas y así recordarnos.

A quien no le guste las producciones de terror puede que ésta le parezca una más del montón. En ese sentido es difícil rebatir ya que, seguramente este género es uno de los más explotados por la industria. No obstante, quedarse con la impresión que su misión es sólo asustar, sería un error. En sí, la serie se mueve sobre la idea de la vida y la muerte, la importancia de la familia, así como también de aquellos momentos en la vida que pueden cambiarla para siempre y cómo, a pesar de todo, hay que esforzarse para poder superarlos.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *