Reconocido pintor uruguayo radicado en la comuna inició trámites para obtener la ciudadanía chilena

Diego Moreno Caballero, además participa en eventos artísticos e instaló un restorán en la localidad de PUA.

Por: Manuel Burgos

El ciudadano uruguayo y destacado pintor, actualmente radicado en esta comuna, Diego Gabriel Moreno Caballero, inició los trámites para obtener la ciudadanía chilena, dado que acá ha encontrado el lugar ideal para vivir, junto a Pamela, su esposa.

“Yo trabajaba como profesor en Uruguay, vine acá en varias oportunidades, en vacaciones, conocí a mi pareja, para establecer una relación formal” cuenta.

Diego reconoce que el proceso de Tramitación de la ciudadanía, es lento y que requería de muchas condiciones: se necesita un contrato laboral indefinido que, habitualmente, duraba dos años, precisando, que el interesado debía tener “todos los aportes al día, una conducta intachable; creo que el costo, desde el principio hasta el final, está en alrededor de un millón y medio de pesos, o más; además, hay que estar informando periódicamente del domicilio, a la PDI, y esperando los tiempos de extranjería que, en este caso, con una migración muy grande desde Venezuela, de Colombia, desde Perú, Bolivia y tantos otros países, hace la tramitación bastante lenta y en lugares como Temuco, ha colapsado muchas veces, lo que es bastante complicado, porque tienes que tener continuidad en el trabajo”.  

Narra que, en su caso, renunció a su trabajo en la República Oriental del Uruguay para venir a Chile; no vino por algo laboral, por lo que a él le es también bastante difícil; en su país trabajaba como profesor de Artes Plásticas, en escuelas y liceos.

“Acá en Chile -hace memoria- comencé trabajando como encargado en la construcción; después abrí un restorán y ahora, últimamente, me estoy dedicando a dar clases, que es mi vocación y lo que más me gusta hacer”.  

Como trabajó anteriormente en Brasil, por intercambio de ambos países, Moreno Caballero también tiene esa nacionalidad, lo que, en ningún caso le hace perder la original. “Me invitaron a trabajar en Brasil, allí fue todo más rápido, porque el gobierno hizo sus propios papeles: No los hice yo –subraya- y en este caso, yo también tuve muy buena recepción; aquí en Victoria, me encontré con gente muy cordial; en el Centro Cultural, muchas buenas personas, con muy buena disposición; entonces, eso hace más fácil quedarse acá”.

Tras un período corto en Temuco, escoge Victoria para “afincarse” y finalmente, establecerse en PÚA, que califica como un pueblo muy tranquilo; allí, con un amigo músico, cultiva este arte, dejando constancia que terminó un cuadro, para exponerlo en Temuco y participar en un evento regional de pintura que llaman “De La Cordillera a La Costa”, y que previamente, conoció la comunidad de PÚA, donde piensa quedarse defintivamente.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *