Funcionaria municipal deja sus labores tras casi 30 años y colegas le brindaron grata despedida

En el mes de septiembre, Isabel Martínez Quezada cumpliría 30 años de trabajo en el municipio de Victoria. Durante su trayectoria laboral se desempeñó en los departamentos de Tesorería, Finanzas, Remuneraciones y actualmente estaba en la sección de Inventarios, pero decidió acogerse a retiro voluntario, dijo a Radio Los Colonos FM el Presidente de Asemuch, Luis Alberto Sanhueza Pirce.

Por: Carlos Eriz

SE RETIRÓ VOLUNTARIAMENTE
“En el mes de enero, ella pidió permiso sin goce de sueldo por estar delicada de salud y finalmente optó por tomar una decisión que le costó mucho, la de renunciar. Le ayudó el hecho de recibir otros ingresos por el arriendo de unos departamentos que construyó al interior de su casa, así que eso le da tranquilidad; pero no era fácil dar este paso al costado considerando que en Victoria cuesta mucho encontrar otro trabajo”, agregó el dirigente.

Destaca Sanhueza que la convivencia de camaradería fue realizada el pasado viernes en la noche y se reunieron colegas de diferentes áreas municipales. “Isabel se fue muy tranquila, contenta y agradecida. Este mundo municipal es muy complicado pero también nos conocemos todos y cuando una pieza del rompecabezas se nos va, lógicamente nos cuesta reemplazarla, porque no es menor tener 30 años de experiencia, con gran parte de su vida dedicada a estas labores, pues ingresó a trabajar al municipio cuando tendría un poco más de 20 años”, recuerda.

NO INDEMNIZABLE
El hecho de haber renunciado voluntariamente significa que no recibirá ninguna indemnización por años de servicio. “Nada, absolutamente, se va sólo con su último sueldo. Y ese es el tema que nosotros vivimos acá. Si renunciamos nos vamos como llegamos y hasta el día de hoy no tenemos una ley de retiro digna que nos permita, a los 65 años en el caso de los varones y a los 60 en el de las damas, poder retirarnos en mejores condiciones económicas. Recién eso se está viendo en el parlamento”, ratifica. “A nosotros nos duele mucho el tema de Isabel, porque somos compañeros, somos amigos, somos como hermanos. No compartimos su decisión, pero la respetamos y se lo dijimos”.

DESGASTE LABORAL
Consultado por el status laboral de la renunciada funcionaria, el dirigente gremial confirma que pertenecía a la dotación de planta -o sea la más estable dentro de este servicio público- y podría haberse mantenido hasta su jubilación si hubiese querido. Pero reconoce que este trabajo genera un tremendo desgaste: “Nosotros de las horas del día un 90% las pasamos en nuestro trabajo. Se provoca desgaste psicológico, físico, cansancio, depresión. Estamos dentro de un entorno político, eso no lo podemos negar. Los funcionarios de planta y a contrata somos siempre los que aguantamos el chaparrón; los de honorarios vienen de paso y los cargos políticos también. Pero bueno, esta función es así. Cuando asumimos sabemos a que llegamos y no hay que llorar”, asevera, recalcando que “tenemos funcionarios enfermos, con grandes problemas de salud como cáncer; otros que tienen sus hijos o cónyuges muy enfermos y siguen laborando, dando la cara y ayudando a la comunidad. Eso hay que guardarlo y atender bien a la gente porque si no algunos señoritos reclaman”.

Sobre el método para designar a su reemplazante, Sanhueza grafica que “por nuestra carrera funcionaria asciende la persona que estaba un grado más abajo, así va subiendo el escalafón. Si ella tenía grado 14, sube el que estaba grado 15 y en el puesto de él asume el que estaba 16, etc. es la única forma de darle tiraje a la chimenea; además si alguna persona pase a retiro o desafortunadamente fallezca. Porque no tenemos un sistema de ascensos por período de años desempeñados poder subir de grados”.

REGALOS
Dice que como gremio municipal están apenados porque Isabel era una gran amiga, “pero por otro lado nos pone contentos que haya podido tomar un rumbo particular que le permitirá desempeñar una actividad privada, y junto a su esposo profesor, esperamos que les vaya muy bien, deseándoles lo mejor como familia. Durante la cena de despedida hubo palabras emotivas, recuerdos, anécdotas. Le regalamos un galvano muy original con palabras escritas por una colega, Lorena Sandoval, también un reloj muy bonito con una placa alusiva de nuestra parte”, expresó.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *