Regimiento Logístico N°3 Victoria recordó los 136 años del Combate de La Concepción

Intendente Regional, Luis Mayol Bouchón y Gobernador de Malleco, Victor Manoli Nazal, entre las autoridades presentes.

Por: Manuel Burgos

Un honor el rememorar, ante la presencia de las más altas autoridades de la Novena Región, como también de la Provincia de Malleco, “el sublime Combate de la Batalla de la Concepción y Juramento a la Bandera, acto solemne de compromiso, en que convergen los símbolos y valores relacionados con Dios, la fidelidad y el compromiso del deber, donde los protagonistas son el Soldado y su Bandera, esta última, como la mayor representación de la Patria”, consideró el Teniente Coronel, José Manuel Soto Escala, Comandante del Regimiento Logístico N° 3 “Victoria” y Comandante de la Guarnición Militar de Lonquimay, Curacautín, Victoria, Traiguén, Lumaco y Ercilla.  

Sus palabras iniciales, constituían la Primera Parte de la alocución del Juramento a la Bandera, estrado en el que el oficial era acompañado por el Intendente de la Región de La Araucanía, Luis Mayol Bouchon, personero que presidió la ceremonia, y a quien la Unidad de Formación, al mando del Mayor Juan Rivas Fuentealba, rindió los Honores de Reglamento.

También se hallaban presentes en el acto institucional, el Gobernador de Malleco, Victor Manoli Nazal; el Alcalde de Victoria, Javier Jaramillo Soto y de sus par de Ercilla, José Vilugrón Martínez; de los párrocos de la Iglesia de La Merced, Reverendo Padre, Pedro Díaz Rodríguez; de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Presbítero René Riquelme Fuentes; Oficiales de Carabineros, autoridades Judiciales, del CORE; del Consejo Municipal; de la PDI, del CCP y de Establecimientos Educacionales.

JURAMENTO

Tras la primera intervención del Comandante Soto Escala, el Estandarte de Combate del Regimiento, tomó ubicación para la Toma de Juramento de Rigor a cuatro oficiales de la Unidad: capitán Pablo Cabezas Cartes; y subtenientes: Daniel Otero Bahamondez, Sebastián Castillo Acuña y Jorge Gómez Prado, para a continuación hacerlo, los integrantes de  las Primera y Segunda Compañía de Formación, que incluía a 151 soldados conscriptos, diez de ellos pertenecientes al Criadero Militar “Los Cóndores”, culminando esta parte del programa, con la Segunda Alocución del comandante de la Unidad y la descargas de Reglamento.

El juramento a la bandera de los Oficiales de la Unidad militar.

DESFILE

Ya en la parte final del programa, el sargento primero, Richard Sepúlveda Pino, a cargo de la locución, anunció que la Unidad de Formación, encabezada por la Banda Instrumental y de Guerra del Regimiento de Caballería N° 2 “Húsares, al mando del Suboficial, José Arce Salinas, daba inicio al Desfile de Honor con la participación de las dos compañías y sus respectivas secciones, agradeciendo el Ejército, la asistencia de los presentes, en una helada jornada, calculada en no más de tres a cuatro grados y que concitó, por lo mismo, un público de cerca de 600 personas, muchos de ellos venidos de ciudades vecinas, familiares del contingente.

VIGILIA  

Con anterioridad, el lunes 9 del presente, en la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced, a las 16 horas, tuvo lugar la ceremonia la Vigilia de Armas, celebrada por el Capellán del Regimiento Logístico N° 3 “Victoria”, Fray Rodrigo Aguilar Gómez, quien pidió a Dios y la Virgen del Carmen, Patrona del Ejército de Chile, “que derrame su gracia sobre los cuatro Oficiales, un Clase, dos Soldados de Tropa Profesional y 148 soldados conscriptos, integrantes del Glorioso Regimiento Logístico N° 3 “Victoria”.

El comandante Soto Escala, ante una consulta, señaló que “ésta es una actividad que se realiza todos los años, previo al Juramento a la Bandera y que en sí, busca preparar espiritualmente a cada uno de los integrantes, tanto a Oficiales, Clases, Soldados de Tropa Profesional y Soldados Conscriptos, antes del simbólico, significativo Juramento a la Bandera, que se realiza anualmente en la Plaza Balmaceda”.  

Por su parte, el religioso que presidió la Liturgia, ante un requerimiento, declaró: “Esta ceremonia adquiere cada año una motivación distinta y este año es que siempre el soldado, responsablemente, valientemente, se entregue por la Patria y eso implica también, el cuidado, la formación, el apoyarse y, sobretodo, respetarse. Vemos hoy situaciones abusivas, de repente, entre pares a nivel del Ejército en el país, especialmente, los conscriptos, que semanas atrás, hemos escuchado en Calama y es bueno recalcar que, en la formación y el crecimiento en estas instituciones son para protegerse, para crecer, para ofrecer un Servicio y eso no puede ser una condición para dañarse o maltratarse, como lo fueron las palabras en la Homilía”.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *