Big Little Lies: La representación del poder femenino

Por Rocío Toledo

Tras su aplaudido debut en HBO, los productores ya preparan una segunda temporada que vería la luz el próximo año.

Cinco mujeres, madres de pequeños niños. Un caso de violencia en el colegio. La misteriosa y brutal muerte de unos de los personajes. Eso es, en pocas palabras Big Little Lies, basada en el libro homónimo de Liane Moriarty que HBO le puso los ojos encima para crear una exitosa producción ganadora de varios premios Emmy, Golden Globe, SAG, entre otros.

Si se quisiera poner en contexto con algún evento de la actualidad, el primero en la lista sería las denuncias hacia Harvey Weinstein y, el posterior nacimiento de “Time’s Up”, donde distintas personalidades de la industria cinematográfica se unieron para poner fin a los abusos que enfrentan cientos de mujeres a diario. Frente a este paradigma nace la serie en que el grupo de mujeres, liderado por las actrices Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley, dejan a un lado sus diferencias y se unen por el bien común.

Shailene Woodley, Reese Witherspoon y Nicole Kidman en los papeles de Jane, Madeline y Celeste, respectivamente.

Big Little Lies -estrenada en 2017- nos sitúa en el adinerado balneario de Monterey, California donde seis niños se alistan para dar inicio a su primer día de clases. Al igual que sus hijos, las madres están expectantes por esta nueva etapa en la que ellas también incursionarán. Ser apoderados nunca había sido tan importante como en esta historia. Es, por esta razón que las protagonistas entrecruzan su camino junto a otras dos mamás que completan el círculo donde se tomará como punto de partida toda la trama.

Bajo la premisa “caras vemos, corazones no sabemos”, la serie da cuenta de estas cinco vidas tan diferentes, complejas pero a la vez particulares que tienen el factor en común que, a simple vista, todas parecieran estar bien. La primera capa de toda persona es la exterior, la que se quiere mostrar, en este caso; madres dedicadas a sus hijos, esposas felices, dignas modelos a seguir. Sin embargo, a medida que avanza la historia, el velo se deja caer y se comienza a explicar que hay más versiones de un mismo personaje. No son tan simples y sus vidas están lejos de ser perfectas, sobre todo cuando el colegio alerte un caso de violencia entre los alumnos. ¿Qué harán estas fuertes mujeres para sobrellevar este hecho? En general, ¿qué haría cualquier persona cuando el medio en que se desarrolla su hijo no es seguro?

Las interrogantes anteriores quedan suspendidas en un mundo donde se prioriza el aspecto físico, las sonrisas falsas, las excentricidades pero de igual forma, el amor hacia los hijos. A pesar de todos sus intentos por mantener la estabilidad, en un abrir y cerrar de ojos este mundo se va haciendo trizas. Ver esta Big Little Lies es aventurarse a un viaje tanto emocionante como aterrador, en el cual se teme llegar al final, pero en el fondo, con sus siete capítulos la intrigante historia es demasiado poderosa como para apartar la vista.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *