Escritora María Martínez fue reconocida a nivel provincial por su trayectoria profesional y literaria

Asistente Social fue distinguida junto a otras ocho damas de diversas comunas de Malleco.

Por: Manuel Burgos

Tras cincuenta y tres años, volvió a la Ciudad de Los Confines para recibir una distinción, la escritora y asistente social victoriense, María Nidia Martínez González (90), el pasado viernes 02 de marzo, en la Gobernación de Malleco, con ocasión de la próxima celebración del Día Internacional de la Mujer (08 de Marzo) y que galardonó a nueve damas de esta provincia, en representación de igual número de comunas.

GALARDONES
El primer momento fue en la década de 1960, cuando obtuvo el primer lugar en el Concurso Literario de Angol, en el “Primer Salón de Primavera”, con “Seis Poemas” y ahora, en 2018, cuando el alcalde de la Comuna, Javier Jaramillo Soto le comunicó que, en mérito de su trayectoria profesional y literaria, su nombre había sido elegido para recibir este premio. La ceremonia la presidió el Gobernador de Malleco, Benigno Quiñones, junto a autoridades regionales, provinciales y comunales, y que contó, en la parte artística con la participación de integrantes del Grupo Quelantaro y de la Escuela Municipal de Arte de Angol.

María Martínez, autora de textos como, “Razón y Sentimiento” (1991), prologado por el profesor, Guillermo Oliveros; “Corteza y Miga” (2006), cuya presentación correspondió al docente, Carlos René Ibacache; y otras obras que permanecen inéditas por el alto costo que significa para los escritores, su impresión y, junto a innumerables poesías y cuentos.

En el acto estuvo acompañada por su hija, María Valeria Greenhill Martínez; por el Encargado de Relaciones Públicas, Andrés Bravo Bravo; por la Encargada del Departamento Municipal de Cultura, Paulina Castillo Gómez, ambos de la corporación edilicia de Victoria.

39 AÑOS DE PROFESIÓN
“Bueno, para mi Servicio Social ha sido, en realidad, mi puntal en la vida -indica ante una consulta la profesional- porque empecé a trabajar en el año 1955 y jubilé en 1994 y sobre todo en esos tiempos no existían los medios de que se dispone hoy, como en el caso de niños afectados por la polio, debían viajar a Santiago, donde eran bien recibidos en una casa residencial que lo hospedaban junto a familiares, situaciones de las que quedan muchos recuerdos y que marcan mucho”. María se muestra agradecida del galardón y reconocimiento, señala que no lo esperaba, y que ha recibido saludos y felicitaciones, lo que retribuye por medio de estas columnas.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *