Columna de opinión: Malleco tiene una pena que no puedo callar

“El Estado de Chile debiera compensar a todos los habitantes de Malleco, mediante leyes de reparación, de inversión pública y franquicias tributarias, entre otros mecanismos”.

Por: Arnaldo Alexis Gutiérrez Morales.Profesor Asistente de Derecho Romano y Civil, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas UNAP, Sede Victoria.

En la actualidad, nos encontramos inmersos en las consecuencias problemática conocida por todos que el Estado no ha resuelto ni abordó de manera adecuada, hemos asistido como espectadores desde la fundación de nuestra República a un diálogo de sordos, y todas las personas que habitamos Malleco hemos perdido en el más amplio sentido de la expresión.

Aunque sea cliché la respuesta violenta solo trae perjuicios y prejuicios tanto en la acción y omisión sea de las Fuerzas de Seguridad y Orden Público, Instituciones sean Judiciales, Administrativas, Políticas, de la Sociedad Civil, y por supuesto, el Ministerio Público, porque todos somos personas, y por ese solo hecho, dignos de protección y tutela.

En este sentido, mi angustia se enmarca en el lenguaje utilizado por todos quienes habitamos esta Provincia, ya que no debemos olvidar que, a través de él, construimos realidades.

No obstante, mi pena se centra en que nosotros hemos estado tan ocupados en encontrar culpables, y no una solución integral al problema, que desencadena la violencia. Por ende, si continuamos en este sendero solo lograremos que la cuestión social que impera actualmente se agudice y aumente el número de víctimas de todos los sectores que, a su juicio, defienden sus intereses legítimos.

En este contexto, no existen fórmulas mágicas que resuelvan la cuestión, sino que llegado a este momento debemos centrarnos y decidir si lo idóneo es buscar una solución en que mapuche, agricultores, empresarios, y el resto de los habitantes de las 11 comunas, sean satisfechos parcialmente en sus demandas a través de lo que se ha denominado Justicia Transaccional (ver caso de Colombia) o mantener el problema y que la Provincia se vuelva un lugar de odio, venganzas y vergüenzas!

A nuestro juicio, debe existir una solución política del más alto nivel, en la cual se indemnicen a todas las víctimas de un conflicto que nosotros no creamos, sino con el cual convivimos día a día, y por víctimas, me refiero, a mapuches agricultores, empresarios, y todos los habitantes de un Malleco herido y dividido. Por otro lado, sabemos que una solución a este nivel consistirá en indultos o amnistías a todos los involucrados. Sin perjuicio, pero no existe solución sin esfuerzo, lágrimas y sudor de todos que genere un nuevo comienzo en un espacio de tolerancia, inclusión y respeto por la diversidad.

Por lo tanto, el Estado de Chile debiera compensar a todos los habitantes de Malleco, mediante leyes de reparación, de inversión pública y franquicias tributarias, entre otros mecanismos, que reviertan el abandono sufrido por nuestra Provincia.

Por último, si me refiero a Malleco y no la Región de la Araucanía es intencionado, no olvidemos, que somos nosotros quienes sufren el conflicto en forma diaria y periódica, la Provincia más pobre y abandonada del País, la que recibe una miseria de recursos para la cantidad de personas vulnerables que existen. El Estado debe centrarse en reconstruir Malleco en el más amplio sentido de la expresión, y nosotros, los habitantes, iniciar el camino hacia el cambio cultural necesario que nos permita convivir.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *