Ovniólogo Javier Mora habla sobre contactos con extraterrestres en la región

Analiza tema del Cabo de Ejército, Armando Valdés, abducido por extraños seres, el caso más emblemático ocurrido en las cercanías de Putre. ¿Qué ocurre en la Laguna Malleco?

Por: Manuel Burgos

Los conocimientos sobre contactos con extraterrestres, con un Objeto Volador No Identificado (OVNI), de Javier Eduardo Mora Urrutia se remontan por  los años ´80, cuando comenzó a tomar contacto con el afamado investigador de este tema en Chile, Jorge Anfruns Dumont. “Él fue quien comenzó con esto acá en Chile –recuerda- con catálogos que hizo a través de la gente que trabajaba con él, en lo cual me incluyo; hicimos también varias vueltas por Chile, analizamos varios casos, como el del cabo de Ejército, Armando Valdés Garrido, por ejemplo, y a través de eso empezamos a alimentarnos con Jorge (Anfruns), y a meternos en esa veta investigativa”.

EL CASO MÁS “TOP”
Mora, que residió en Victoria con antelación, ahora radicado en Santiago, prefiere denominarse “ovniólogo” a “ufólogo”, no vacila en reconocer que el caso de Valdés, es el más importante y más bullado, que les ha tocado revisar en el ámbito nacional. “Más que nada, por ser un cabo de Ejército, que para hacer un poco de historia, empezó en Pampa Lluscuma, el 25 de abril de 1977, a 5 km de Putre: la abducción, el secuestro, los 15 minutos que se lo llevaron; luego, lo devolvieron pero ahí, según nuestros antecedentes, los siete soldados que componían, también fueron secuestrados. Yo contacté personalmente a dos personas, que son un abogado y un médico, testigos altamente calificados en lo que es el tema OVNI. Ellos me contaron que hubo un segundo encuentro, del cual yo tenía alguna noción, confirmado después en el año 1980. Ese año, Armando Valdés Garrido, vió un objeto idéntico al que vió en el año 1977, en pampa Lluscuma: Ahí, él tuvo un encuentro muy fuerte y se metió a su carpa y no quiso saber nada más”. Prosigue el cabo Valdés que, al día siguiente, llega Inteligencia Militar, saca a todos los militares que se hallaban en el lugar, dejándolo sólo a él (a Valdés) para hacerle algunas interrogaciones, que sería someramente, lo que pasó con Valdés, subrayando que si bien en 1977, el citado cabo fue abducido, en el segundo encuentro, no hubo abducción sino sólo un avistamiento.

¿CORTINA DE HUMO?
¿También se dijo que, en esa época de la Dictadura Militar, era historia inventada para desviar la atención?

“No, las pruebas contundentes, narrada por los propios protagonistas, demuestran lo que te menciono. Es más, el investigador y periodista, Juan José Benitez, a quien conozco, tuvo un encuentro con personeros del gobierno de la época, pero lamentablemente el cabo Valdés no quiso hablar del tema, sólo le dio la versión que él había ofrecido a los medios de comunicación; no le dijo nada más de lo que había pasado, de todo lo que pasó en Pampa Lluscuma y nada más, en el sentido de que cayó y vio luces y nada más”.

Obran en poder de Mora Urrutia y otros investigadores, casos relacionados con este tipo de encuentros, pero que sus protagonistas no han querido hacerlos públicos.

¿Son muy delicados esos casos y contundentes las pruebas?

“Si, hay mucha gente que no se atreve a hablar, esa es la verdad de las cosas. Me tocó el caso de un señor Lagos, que era un guarda parques acá en la Laguna Malleco. Habíamos hecho los contactos llego al sector, converso con él y me dice, ‘No le voy a decir nada más’. Se cerró, la persona no quiso hablar nada, tenía varias cosas muy interesante que contar sobre la zona.

¿Se coinciden las zonas con mayor frecuencia en sectores cordilleranos?
“Tengo algunos registros de que hay algunas bases, que están operando activamente en la zona pero no por el lado chileno, sino más bien en el lado argentino; allí, hay mucha gente que está desapareciendo, sin querer crear alarma pero en esa zona ha pasado eso, patente en el caso de exterminio de ganado, con la mutilación de ganado, que serviría a una raza, que estaría de absorción de alimentación y ellos harían un caldo de cultivo con todo esto y que se alimentarían por la piel porque su raza se exterminó a través de una explosión, que es lo que en parte lo que pasa con alguna de estas razas”.

Acotaciones en el marco de la natural curiosidad de la audiencia y en el que rinde, a su término, un cálido homenaje a su amigo y coincidente en esta temática, Jorge Najle Yamal, quien ilustró a la comunidad en sus intervenciones y entrevistas en medios locales y regionales en esta apasionante materia y que lamentó su prematura desaparición.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *