El pop de Francisco Victoria comienza a tomarse las radios del país

Francisco Victoria tiene 22 años, vive en Santiago hace tres y su familia es de Victoria. Es cantante de pop y trabaja hace algunos años con Alex Anwandter. En octubre pasado lanzó “Marinos” y en noviembre vio la luz el videoclip del que es el primer single de su primer disco, el que se estrenará durante el primer semestre de este año. Francisco estuvo unos días en nuestra ciudad y se dio un tiempo para conversar con nosotros sobre su naciente carrera y lo que ha significado preparar su disco

Por: Francisco Meliñir

Hace algunos meses lanzaste Marinos, ¿cómo ha sido la recepción por parte de la gente?
Nos ha ido súper bien, me han llegado mensajes de muchas personas. Para mi es súper importante la devolución de energía con la música. Cuando uno pasa tres años trabajando en algo lo único que quiere es lanzarlo, pero que esté lo mejor posible y en ese sentido ha sido muy gratificante la respuesta de la gente. Hemos tenido tres o cuatro shows solo con el single y la recepción ha sido bacán, de a poco se ha ido llenando de gente y ha sido súper entretenido.

Ocho temas conforman tu primer disco, ¿en qué radican los tres años de trabajo de este?
En Chile no estamos muy acostumbrados a trabajar las cosas en su punto máximo y este disco está trabajado en su punto máximo. La letra de cada canción se demoró en corregirse cerca tres meses, sino más, y ese tipo de trabajo intenso, según yo, está en muy pocos discos en Chile y eso se nota en los resultados. Yo estoy muy contento, muy feliz de sacarlo.

En noviembre lanzaste el videoclip de “Marinos”, ¿cuál es la temática que encontramos en esta vídeo grabado en Cartagena?
El vídeo habla sobre la relación entre dos niños en una playa de Chile. Se me hacía súper importante contar historias reales a través de la música. Generalmente estamos bombardeados de cosas muy artificiales, de cosas europeístas, de lugares que no existen en Chile, de personas que no existen en Chile, estamos llenos de publicidad que nos muestra a personas mega blancas, mega cuicas y yo quería hablar desde mi experiencia, que es una experiencia de vivir en un pueblo donde no se habla de la comunidad gay, no se habla de las mujeres, no se habla de la experiencia en pueblos pequeños y cómo se vive la vida ahí. Entonces me pareció súper lindo explorar ese tipo de relaciones en lugares tan específicos como Cartagena, que para mí es como una cápsula de tiempo, porque Cartagena hace muchos años era un balneario de lujo donde iba la alta sociedad santiaguina y poco a poco fue decayendo, pero todavía siguen estas estructuras, estas imágenes antiguas y
grandilocuentes que hablan mucho y dicen mucho solo con verlas y siento que eso me pasa en estos espacios como Victoria, pueblos donde la sociedad sigue estancada en una manera de pensar, en una manera de hacer las cosas y eso influye mucho en cómo nos relacionamos. Conozco un montón de niños, mujeres, gente gay en Victoria y viven de una manera paupérrima en cuanto a desarrollo humano, porque no hay visibilidad y este vídeo es un intento de dar visibilidad a esas experiencias

Y la temática del disco en general, ¿cuál es?
Desde la letra de Marinos se desprende un montón el concepto de casi todo el disco, el single es como que reúne todos los conceptos en uno y los explora por distintas partes, pero el resto del disco habla del proceso que viví yéndome a vivir a Santiago y lo que significó eso para mí, qué cosas han pasado en el camino, mis relaciones con otras personas y siento que todas esas cosas se juntan en un solo colador que se transforma en una gran pieza que es el disco, que tiene varios momentos y varias imágenes, que son las canciones, las que son muy personales.

Alex Anwandter es el productor de tu disco, ¿cómo comenzaste a trabajar con él?
En el 2014 estuve viajando cada semana por tres meses de Victoria a Santiago, para asistir a un taller que él estaba dictando en Balmaceda Arte Joven, yo vivía acá y era súper fan de él. Primera éramos 40 alumnos en el taller, después quedamos 15, después 5 y al final 3.
Ahí Alex nos ofreció producir discos y yo fui el único que finalmente quedó en el taller. Alex más que ayudarme, pasó a producir en conjunto conmigo el disco durante estos tres años.

¿Y tiene alguna influencia en tus canciones?
Desde la producción intentamos alejarnos un poco, siento que somos muy similares, pero distintos en experiencias. No nos esforzamos en hacer algo que nunca nadie hubiese hecho, porque el disco está en códigos que ya se han usado antes en Chile, porque soy admirador
de la música chilena y lo que ha pasado con ella desde los 90, entonces siento que se nos mezclan hartas cosas, porque también hay cosas que coescribimos con Alex en el disco. Si, hay una influencia, pero finalmente somos diferentes en experiencias, porque yo vengo de un lugar muy distinto, entonces lo hay que decir es muy distinto y las dos cosas son igual de necesarias.

¿Cómo describirías tu estilo de música?
Es pop sin prejuicios, porque una parte del disco es muy bailable y súper ochentosa y la otra es como pop de los 60’, durísimo, muy acústico, con vibráfono y orquesta.

¿Te pasó que el resultado final fue muy distinto a lo que preveías al comenzar a trabajar el disco?                                        Todas las canciones mutaron un montón, de hecho hay canciones que antes eran otra cosa y en eso Alex me ayudó muchísimo, en sintetizar un concepto, lo que era básicamente el trabajo de producir, entonces sí, hay cosas que empezaron como a cualquier otra cosa, con mucha pretensión, con querer hacer una canción bailable y terminó siendo una balada y eso fue lo entretenido de trabajar con él, porque siempre probábamos diez mil caminos distintos para cada canción, nunca había solo una cosa, teníamos que probar para saber cuál era la versión correcta de cada una.

¿Cómo ha sido tu avance en la música, si lo comparas, por ejemplo, con lo que hacías hace 3 años?
Ha sido extremadamente rápido, porque mi primera tocata fue en “La Batuta” que es un lugar muy emblemático de Santiago, pero siempre he trabajado con mucha confianza en lo que hago, he tenido presentaciones en la “Blondie”, con Javiera Mena, formé parte de la banda de Alex, tocamos en Lollapalooza, en Rec Rock en Conce, fuimos a Argentina también y todo eso me fue dando una cancha especifica para desenvolverme en el escenario, cómo trabajar en equipo y eso lo estoy aplicando ahora y todo ha sido mucho más rápido de lo que usualmente es. No me imaginaba que fuera tan rápido, pero ahora que lo estoy viviendo se me hace lógico.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *