Comunidad de Victoria acompañó a la familia Roussel en funeral de su hija Josefa

La alta concurrencia de victorienses que asistieron a la Santa Misa de Funeral, por el trágico fallecimiento en un accidente automovilístico  de la joven Josefa Ayleen Roussel Cáceres, fue la mejor muestra de solidaridad con sus deudos que lamentaban su repentina partida, y quizás, ya convencidos que en esa despedida, volcaban todo su amor a un ser que franqueaba con seguros pasos un promisorio futuro, a días de lograr un título profesional.   

Por: Manuel Burgos, Periodista

VITAL PRESENCIA

Las tres naves del recinto de la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced, se hicieron estrechas para contener la gran afluencia de quienes de una u otra manera deseaban hacerse presentes en este último testimonio, en la Eucaristía oficiada por el Padre Rector del Colegio Instituto Victoria, del cual la difunta era exalumna, Fray Pedro Díaz Rodriguez, junto al exrector de la unidad educativa, Fray Rodrigo Aguilar Gómez y al diácono, José Poveda Espinoza, el pasado jueves 04 de Enero, al mediodía.

Ante esta partida, no esperada, su padre Ricardo Roussel Troncoso, su madre Margarita Cáceres, su hermana, su pequeña hijita Amanda, encabezaban el más amargo adiós que se puede brindar a una primogénita y el sacerdote, Aguilar Gómez, en la Homilía canalizó este sentir, fortalecido por la Palabra del Evangelio, bálsamo para entender la nueva vía de quien ya estaba a punto de recibir su título en la Escuela de Terapia Ocupacional de la Universidad Mayor de Temuco.

“Y creo que es tan importante unirnos en la oración, unirnos en la Fe, aferrarnos a ella porque, para quienes tenemos este privilegio de creer en Jesús, muerto y resucitado, es nuestra mejor tabla de salvación en momentos como estos; y yo le invitaría a Ricardo y Margarita, a la familia y a todos los que estamos acá que en un momento así, sintiéndonos tal vez padres, hijos, podamos de alguna manera, asociarnos al dolor, al sufrimiento de esta familia, por esta pérdida, tan trágica, tan inesperada, cuando una chica tiene sueños, esperanzas, una pequeña hija Amanda, sueños a la luz de sus estudios, de Terapia Ocupacional ; de alguna forma , podríamos tener una primera reflexión y decir ¡porqué! Sucede y resulta ser que logramos sólo lamentarnos en la vida, no avanzamos; si sólo nos lamentamos de las cosas que nos suceden, nos quedamos ahí, estancados y la Fe en Jesucristo muerto y resucitado, nos habla de un Mesías que murió en la cruz, no en la mejor manera, pero resucitó, por tanto, debemos pedir al Señor, en medio del dolor, del sufrimiento, de las lagrimas y en eso, la fe que nosotros tenemos, nos tiene que ayudar para que esta familia, no se olvide lo que hoy está pasando sino que tenga el respaldo para saber vivir cada instante de vida, que a ellos les va a quedar y tenemos que hacer lo posible por acompañar a esta familia y tener esta experiencia que logre en ellos mantener un recuerdo vivo de Josefa y de toda la historia que en estos 23 años tuvieron con ella”.   

TESTIMONIOS

Al término del Sacrificio Eucarístico, la prima de la extinta, Belén Vargas Cáceres acompañada de dos familiares, despidió en medio de lágrimas, a Josefa Ayleen, al igual como lo hizo uno de sus amigos, Matías Corales, estudiante de la casa de estudios superiores ya citada; también expresó su sentir, la presidenta de Damas de Rojo, la docente María Luisa Seguel Candia, para solidarizar con Margarita Cáceres, socia de la institución y en redes sociales, la Escuela de Lenguaje Cluster escribió: “Gracias por confiarnos a tu pequeña Amanda. Sabemos que la cuidarás desde el cielo”.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *