Felipe Cabezas, una vida dedicada al voleibol

En nuestra comuna hay muchas personas que en diferentes especialidades o disciplinas sacan la cara por Victoria y llevan el nombre de la ciudad a diferentes puntos del país, e incluso del extranjero. La mayoría no tiene una tribuna para dar a conocer sus logros, que de alguna u otra manera también le pertenecen a la ciudad y la hace más valiosa.

Por: Francisco Meliñir, Periodista

Es por esto que hemos querido rescatar esas historias y plasmarlas, aunque sea en una página, con el objetivo de que usted, lector, las pueda conocer, y también, para aportar como medio de comunicación al reconocimiento que se merecen todos aquellos que ayudan al crecimiento de una comuna, una que a gritos está pidiendo más espacio en la arena regional.

Felipe Cabezas es un joven de XX años, que desde que cursaba enseñanza básica comenzó a destacar en el voleibol local y regional. Prácticamente toda su vida la ha pasado en entrenamientos, partidos y campeonatos y hoy, en las siguientes líneas comparte un pedazo de su vida ligada al deporte.

¿Cuándo comenzaste a practicar voleibol?

Comencé en cuarto básico en el Colegio Instituto, donde estudié. Luego, en séptimo más o menos, empecé a entrenar en la UNAP con el profesor Lobos. Ahí íbamos a competir a Temuco. Luego de eso, en un verano entrené con la selección adulta de la UNAP y como a los 15 años comencé a subir mi nivel, hasta que me llamaron de la selección regional de voleibol, para competir en la sub-16.

¿Cómo lograste que te contactaran desde la selección regional?

Me vieron en los torneos que se hacían en la UNAP, preguntaron por mí y me pidieron que comenzara a entrenar con ellos. Iba un par de días, con algunos compañeros, a Temuco a entrenar, todo esto con nuestros propios medios, no nos financiaban nada, solo con el aporte de mis padres.

¿Qué desafíos debiste enfrentar en este nuevo equipo?

Debimos ir a competir a los juegos patagónicos, donde se reunían las seis regiones del sur de Chile y de Argentina. La primera vez el torneo se disputó en Neuquén, fue también mi primera experiencia a nivel internacional. Salimos sextos de doce equipos, fue un desempeño aceptable, ni tan bueno ni tan malo. Al año siguiente, el 2007 me llamaron a la sub-18 de la selección regional, donde fuimos a competir de nuevo a Argentina, a Santa Rosa de La Pampa. En esa selección éramos todos de la misma edad, era una sub-18 pero todos teníamos 16 años, era un proyecto a futuro. El 2008, en Los Lagos, competimos nuevamente, el mismo equipo, ahí llegamos a la final de los juegos, fue el gran logro, ya que solo se había conseguido dicho puesto el año 1998 y hasta hoy no se ha vuelto a repetir. El 2009, en el mismo torneo que se jugó en Bariloche, alcanzamos el tercer lugar.

¿Y en cuanto a torneos locales?

También competimos con la selección regional en torneos nacionales, siempre tuvimos buenos resultados. El 2008 quedamos en el tercer lugar, así que fue un gran logro también.

¿Y en el último tiempo qué caminos seguiste en el voleibol?

El 2013 entré becado por la rama del voleibol, a estudiar a la Universidad Católica. Ahí me integré a la selección universitaria, se conformó una buena selección y hemos clasificado por cinco años consecutivos a jugar el nacional universitario. El mayor logro ha sido un sexto lugar, que es destacable, ya que al nacional clasifican 16 equipos de todas las universidades del país.

Como integrante de la selección universitaria, ¿te planteas algunos desafíos?

Por temas de tiempo y porque estoy terminando mi carrera y debo buscar trabajo, lo más cercano sería integrar la selección nacional universitaria, sería muy grato poder integrarla.

Y si eso no se da, ¿la idea es continuar ligado al voleibol?

Sí, yo además soy entrenador de voleibol por lo que mi idea es trabajar impartiendo clases acá en la comuna, y en cuanto a continuar jugando, seguramente lo haré pero por hobbie, en campeonatos puntuales y representando a Victoria.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *