Roger Jara después del éxito de Filomeno: “Quiero dejar una huella en mi comuna en el ámbito artístico”

Roger Jara saltó a la fama a nivel nacional a fines del año 2011, cuando este victoriense de profesión Publicista, asistió al casting en Concepción del programa de talentos de Mega, “Coliseo Romano”. Ahí en el escenario, frente al humorista Álvaro Salas, la modelo Rocío Marengo y el animador Kike Morandé, nació y salió a la luz “Filomeno”, un huasito cuenta chistes con una vestimenta y una forma de hablar muy particular.

Por: Francisco Meliñir, Periodista

Su primera rutina duró cerca de tres minutos, los que le bastaron para seguir adelante en el programa. De ahí en más, el éxito fue rotundo. El primer gran escenario que pisó fue el del Festival del Huaso de Olmué en 2013, repitió en 2014 y en 2015 su talento lo llevó al festival más grande de Latinoamérica, el Festival de Viña del Mar. El Festival de la Independencia de Talca y Viva Dichato fueron otros de los lugares donde pasó con gran éxito.

Hoy, Roger Jara o Filomeno, continúa recibiendo llamados de diferentes festivales a lo largo del país, su vida cambió y cumplió sus sueños de tener un local de comida y una radio. No ha perdido la humildad y sigue transitando por las calles de Victoria cada día. En las siguientes líneas habla justamente de cómo cambió su vida, sus actuales proyectos, sus planes a futuro y el deseo de volver a los escenarios más grandes del país.

¿Cómo fue y viviste el fenómeno de Filomeno en la televisión y en los festivales?

Coliseo Romano cambió mi vida. Cuando llegué al casting se me acercó “Pancho del sur” y me dijo, “tú aquí ganaste mucho”, él me vio y no podía creer el personaje, el que nació para el casting, para la tele. Yo trabajaba como DJ, locutor, era payaso, nunca pensé que iba a hacer esto. Ahora vuelvo a hablar con la gente de producción del programa y me dicen que me protegían, me cuidaban porque era un fenómeno. Después vinieron los festivales, Viña del Mar, la recepción acá en Victoria, donde me nombraron hijo ilustre, fue un sueño y sigo viviendo en él. Sigo con trabajo, yendo a festivales, fiestas de empresas y recorriendo mi país.

Y para la familia, ¿cómo fue ser parte de ese éxito?

Fuimos aprendiendo de a poco todos juntos, porque no sabíamos lo que se nos venía. Mi esposa sigue trabajando conmigo, administra todo, yo soy el soñador, ella es quien me apoya en todo aspecto. La familia fue aprendiendo conmigo que, en las fiestas, por ejemplo, no iba a ser igual, porque cuando estén todos libres yo estaré trabajando y cuando yo esté libre ellos estarán trabajando. Ha sido un aprendizaje constante y quiero seguir entregando más de lo que uno puede.

El éxito de Filomeno te permitió crear este gran proyecto que es la Radio Victoria

Si, pero primero fue la casa propia, había que poner las bases para comenzar a generar todo, luego vino la radio. Yo antes trabajé en todas las radios acá en Victoria, hoy es un sueño realizado. Gracias a Dios tenemos la radio con más alta sintonía de la comuna, lo que es una tremenda responsabilidad. Es una radio cercana, amable, que toca música alegre las 24 horas del día. Todo fue gracias al Huaso Filomeno, él es el inversionista de todo esto.

Y luego de eso vino “La picá de Filomeno”

Detrás de todo hay harto trabajo, hemos ido quemando etapas, paso a paso. La ‘sangucheria’ también era un sueño que tenía desde muy niño, siempre estaba en mente. De hecho, yo le hice un proyecto a mi señora cuando ella estudiaba, tenía que generar una empresa y yo le inventé una ‘sangucheria’, se sacó un 7 y gustó, Siempre estaba en mente este negocio, los nombres de los sanguches tienen años, yo los había inventado hace tiempo, ahora se materializaron. Así que estamos felices, el 70% de nuestro público son turistas que pasan exclusivamente a la picada a conocer a Filomeno.

¿Hay algún nuevo proyecto en mente?

Hace mucho tiempo tengo el proyecto de la escuela circense, es algo mucho más grande. Estamos poco a poco creciendo, mi idea es crear un semillero de artistas en Victoria, creo que hay mucho talento acá, hay cantantes, bailarines, malabaristas. Yo quiero dejar una huella en mi comuna, pero en el ámbito artístico. La radio y la sangucheria ya están funcionando, yo soy muy inquieto y no le voy a poner el pie al freno por nada del mundo. Esta escuela circense va, pero paso a paso, así es todo lo que he hecho, no me puedo apurar porque si no, las cosas salen mal, hay que pensar cada detalle, que no se escape nada. Yo esto lo hago con cariño, no quiero recibir ninguna recompensa, solo quiero vivir tranquilo, que mi familia esté tranquila, que me acompañe la salud y vivir en paz, nada más, ese creo que es el mayor tesoro que uno puede tener.

¿La puerta para los grandes festivales sigue abierta?

Me encantaría volver a Olmué el 2019 y el 2020 a Viña del Mar. El humor es algo muy serio y yo me lo he tomado así. En cada ciudad donde me presento siempre estoy mostrando cosas nuevas, la rutina me mata, me aburre estar contando siempre lo mismo y el trabajo del humorista ha sido siempre sorprender, entonces a eso nos tenemos que dedicar.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *