Una casa de sorpresas: el silencioso trabajo de la artesanía

Al dar el primer paso dentro de su casa, ya se nota algo diferente. Las paredes son altas, de madera y brillan a causa del barniz. Una ventana que da hacia el norte, permite la entrada en plenitud del sol, en una de las primeras tardes de primavera, sus rayos se expanden en la amplia habitación y se diluyen en los cuadros que adornan las paredes.

Por: Francisco Meliñir, Periodista

Esto último es lo que marca la diferencia con cualquier otra casa, la gran cantidad de cuadros, bordados con lana, pintados con óleo y acrílico y telares decorativos, sobre los muebles y colgados cerca de las ventanas, figuras hechas con cerámicas y material reciclado y muñecas decorativas en base a lana. Todo es creado con materiales naturales.

Loreto Ortiz es la persona detrás de todo lo descrito anteriormente. Esta victoriense lleva muchos años trabajando en artesanía, sin embargo, la mayoría de sus creaciones no salen de su casa, son muy pocas las piezas que vende, principalmente porque se le imposibilita salir a ferias por temas familiares.

Loreto cuenta cómo comenzó en la artesanía, “En los años 90, cuando vivía en Collipulli comencé con esto. Mi inquietud me llevó a conversa con el alcalde de ese entonces, a petición mía y con su apoyo, se hizo un taller de artesanos. A partir de ahí se hicieron hartos eventos, para navidad, en el verano, se instalaron stands, que siguen hasta el día de hoy. Luego me vine a vivir a Victoria y seguí haciendo mis cosas”.

Al estar en el living de su casa, es imposible dejar de recorrer visualmente la habitación, prácticamente todos los rincones están cubiertos de su artesanía, podría pensarse que esto llama al desorden, pero no hay nada más alejado de eso, todo está en armonía, cada objeto es tan importante como el que está a su lado. “Todo está creado a partir de lana, madera, vellón, pinturas de óleo y acrílico, la gama es bien extensa, todo depende de lo que uno quiera hacer” acota.

Loreto no desarrolla la artesanía como un trabajo del cual pueda vivir o generar algún ingreso extra a su hogar, al contrario, es simplemente por gusto y entretención, “a veces, las personas que saben lo que hago, vienen y me compran algunos de mis trabajos, pero es bien esporádico” señala.

Crítica

Eso sí, tiene una opinión bien crítica en relación a la vitrina que tiene este rubro en la comuna, “me gustaría que hubiera una organización de artesanos y que se creara un lugar donde pudiéramos llevar nuestras cosas para exhibirlas y venderlas. Hace un tiempo había un local, que era el espacio que tenían los artesanos para vender, era muy bonito, pero se terminó. No hay cómo ni dónde mostrar las cosas que se hacen en Victoria, especialmente a la gente que viene de afuera, sobre todo en el verano”

Talleres

“La mayoría de las cosas que sé es porque he tenido muy buenos profesores, de los cursos que he hecho, me han enseñado bien” comenta Loreto, quien no es egoísta en cuanto a sus conocimientos, ya que ella también ha realizado talleres a otras personas, “ya hice un taller, aquí en mi propia casa y que terminó hace poco y tuvo buena recepción. Incluso ahora en octubre haré el segundo, donde hay varias personas que estuvieron en el primero y que volverán”.

Ante la pregunta final, de ¿qué la motiva a compartir sus conocimientos? Loreto confiesa que “por dos cosas, primero para enseñar lo que hago y que me gusta y segundo, porque obviamente me gano algunas lucas”.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *