La teoría del apego y su diferenciación conceptual

Alejandra Maco Bustamante, Académica Facultad de Ciencias de la Salud, Carrera de Psicología de laUniversidad Arturo Prat Sede Victoria.

Las relaciones de apego son los vínculos afectivos que los niños entablan con sus padres y/o con otras figuras que cumplen las funciones parentales. Caracteriza a los seres humanos desde la cuna hasta la tumba (Bowlby (1979).

Expertos en desarrollos teóricos acerca del apego, diferencian entre Vínculo afectivo, vínculo de apego, conducta de apego y Vinculación o bonding;  señalando que el Vínculo afectivo ocurre cuando en una relación con otro existe una atracción, una relación emocionalmente significativa y persistentes en el tiempo. Este lazo afectivo involucra intensas emociones, que orienta a la persona a desear tener contacto con el otro y sentir ansiedad y estrés frente a la separación. No necesariamente uno de los participantes buscará seguridad en el otro en momentos de estrés.

Por su parte el Vínculo de apego solo se activa con pocas personas y es una tendencia estable en el tiempo. Implica una organización conductual, mental, social y biológica que influye en muchos aspectos de la personalidad y se va complejizando a través del todo el ciclo vital. En situaciones estresantes, de peligro la persona tiende a acercarse al otro buscando seguridad y regulación. Su rasgo distintivo, entonces, es la búsqueda de seguridad.

La Conducta de apego, es cualquier forma de conducta que tiene como resultado el logro o la conservación de la proximidad con otro, claramente identificado y se le considera mejor capacitado para enfrentar el mundo (Bowlby. 1988). Conductas de apego del niño con su figura de apego sería por ejemplo, el llanto, alzar los brazos, aferrarse a la figura de apego.

La Vinculación o bonding, es un proceso breve que se organiza alrededor del parto y el nacimiento. Se observa cuando el recién nacido es colocado en el pecho de la madre. A veces, se cree erradamente, que esa conducta, es apego.

El apego no es la suma de conductas de apego aisladas, ni tampoco cuantas veces físicamente se abrazan la madre y el niño. Es un sistema flexible y contextual que se organiza en base a un fin: la seguridad en momentos de estrés y la posibilidad de contar con esa figura significativa que le brindará el cuidado y regulación emocional necesaria en ese momento.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *