Declaración pública de Confusam y Afusam Victoria en relación a agresión sufrida por funcionaria en Valparaíso

Con máxima indignación se han recibido en nuestra organización las imágenes de un vídeo que circula en las redes sociales mostrando a un Técnico de Nivel Superior de Enfermería agrediendo con extrema violencia a una funcionaria también de salud, con un embarazo en curso.

Las duras imágenes muestran no solo el tironeo, ya de por sí un acto de violencia hacia la mujer penado por la ley, lo más impactante es la imagen del agresor pateando la zona abdominal de una mujer embarazada, lo que significa en concreto que con dicho acto se ha puesto en riesgo la incluso hasta la vida de ella, además se ha atentado contra la vida del ser humano en gestación en el vientre de la futura madre, es decir, un doble crimen.

Nuestra indignación es inmensa por cuanto no es admisible bajo ningún punto de vista una agresión hacia la mujer en ninguna circunstancia, pero para nuestra organización que representa a personal del mundo de la salud pública, un acto de esa naturaleza ofende a todas y a todos, las y los cientos de miles de trabajadores de la salud. Lo que nos produce mayor indignación es que el agresor en cuestión, además de funcionario de salud municipal en Viña del Mar, sea socio de nuestra organización, la CONFUSAM, gremio que ha hecho de los derechos de la mujer una de sus tareas prioritarias.

No existe excusa o argumento que tan siquiera pueda ser considerado como atenuante de un acto de esta naturaleza y menos aún en un servidor público de salud. Es nuestra convicción que quienes hemos hecho de salud pública nuestra opción laboral tenemos la obligación de servir a la gente y servirla bien y quien incurre en el uso de la violencia en cualquiera de sus formas merece todo nuestro repudio máxime si se ejerce contra otra funcionaria y más grave si es una mujer y peor aún, si está embarazada.

En consideración de los hechos conocidos, nuestra organización no solamente condena con toda la energía posible los hechos, además del repudio que merece tal conducta, consideramos un deber ineludible querellarnos judicialmente contra el individuo en cuestión, exigiendo el máximo rigor de la ley.

Por supuesto, en la CONFUSAM, organización de trabajadores de salud, respetuosa de los derechos humanos, promotora de los derechos de la mujer, personas capaces de cometer actos de violencia contra otro ser humano no tienen nuestro respaldo y quienes agreden a una mujer, no tienen lugar en nuestra organización y por ello, demandaremos su inmediata expulsión de la CONFUSAM.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario