INMIGRANTES HAITIANOS SE SUMAN POCO A POCO A LA POBLACIÓN DE VICTORIA

Ya no es extraño al caminar por las calles, de cualquier ciudad del país, encontrarse con personas de otras nacionalidades, principalmente peruanos, colombianos y haitianos. Inmigrantes que por una u otra razón, llegan a nuestro país buscando nuevas oportunidades, ya sea de trabajo o de estudios. Es parte del desarrollo de un país, es consecuencia de cómo nos ven en el exterior, es una oportunidad, para ellos y también para nosotros.

Por: Francisco Meliñir, Periodista

En noviembre de 2016, la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), estimaba que en este 2017 llegarían cerca de 47 mil ciudadanos haitianos al país, sumado a los que ya están viviendo en suelo nacional, un porcentaje no menor, teniendo en cuenta que son casi 480 mil los extranjeros que han elegido a Chile como su hogar.

A veces el nulo conocimiento de otras realidades, genera opiniones infundadas, vacuas, vacías, nimias o el adjetivo que se le quiera poner, y nos hacen ver como país, como cultura, muy lejos de lo que pensamos o pretendemos ser. Por poner solo un ejemplo, la principal crítica o argumento que utilizan quienes están en contra de esta rama del desarrollo (necesaria por cierto), y que seguramente usted ha escuchado y más de una vez, es que los extranjeros vienen a apoderarse del trabajo del chileno. En parte es cierto, solo en parte. Y como contraargumento a esto, es necesario señalar que la llegada de extranjeros nos permite crecer, como país, como cultura, como ciudadano y como persona.

 ¿Sabía usted que el 62,1% de los inmigrantes tiene estudios básicos y medios completos, mientras que el 31,5% tiene estudios superiores? Quizá no lo sabía, y quizá ni siquiera deba saberlo, pero es un dato que nos permite asegurar que el recibirlos en nuestro país, garantiza la integración de mejor manera.

La comuna de Victoria no está ajena a este proceso normal, para un país estable en lo económico y político, es por eso, que desde hace un par de meses la ciudad ha acogido a ciudadanos haitianos, que llegaron buscando una oportunidad de trabajo. Muchos de ellos profesionales, que no tuvieron suerte en otros países o en el propio.

Jean es haitiano, llegó hace dos meses a Chile desde República Dominicana, donde cursó sus estudios, estuvo un mes viviendo en Santiago y hace un mes arribó a Victoria. Acá vive con otros 9 compatriotas, quienes trabajan y han comenzado su vida en esta ciudad, alejados de su familia, de su cultura, de sus recuerdos y de su país.

Él tiene un título profesional, es Electricista, pero en nuestro país no ejerce su profesión, sin embargo, al poco tiempo de llegar a Victoria, encontró trabajo en una empresa de la ciudad, junto a gran parte de sus compatriotas. Tuvo la fortuna de encontrar trabajo, cuando llegó a Chile no tenía seguridad de qué haría en el futuro cercano, “si encontraba trabajo estable me quedaba, sino, al cumplir los 3 meses de la visa de turista me iba” señala. Suerte que no todos los haitianos, o extranjeros en general que llegan a nuestro territorio tienen. Muchos de ellos son explotados laboralmente o viven hacinados. Pero la poca oferta de trabajo o las malas condiciones de estos, los llevan a abandonar su hogar y buscar nuevos rumbos en un país totalmente distinto Lo económico es primordial.

Jean habla español, su estadía en República Dominicana le permitió aprender nuestro idioma, sin embargo aún le cuesta entender la manera de hablar de los chilenos “es muy distinto al español que se habla en otros países” comenta y también nos cuenta cómo ha sido su relación con la población victoriense “he encontrado gente amable, me conversan, incluso algunos me han pedido fotos. No he recibido ningún tipo de discriminación”.

Jean es uno de tantos extranjeros que han llegado y seguirán llegando a Chile en busca de nuevas oportunidades. Él y sus compañeros, muchos de los cuales conoció acá, son parte del gran número de inmigrantes a los que nuestro país les abre las puertas, somos una nación multicultural, aún más en este siglo 21 y Victoria también ha acusado –últimamente- ese cambio, uno necesario.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario