IMG_0839[1]

En Chile y el extranjero lamentan muerte de Graciela Eluti Elías

“La muerte… ¿qué es la muerte sino el placer de acabar con todo eternamente?” Poema “Reflexión” de Graciela Eluti, 1983.

Por Manuel Burgos, Periodista.

Cuando en 1983 leí el Libro “Despertar Victoriense”, me encontré con los versos de Graciela Irene Eluti Elías, nacida en esta ciudad de Las Colinas, el 04 de Febrero de 1952 y fallecida en su ciudad natal, el sábado 15 de abril pasado, al mediodía, afectada de un cáncer gástrico, en una fecha emblemática para el mundo cristiano, por la muerte y resurrección del Señor.

Tras la lectura del texto, publicado para el centenario de la ciudad, en cada oportunidad que tenía, intentaba incentivarla a “Chelita”, a que siguiera volcando en el papel la fuerza de sus escritos, en especial, cuando debió soportar el fallecimiento de su hijo, Ernesto Rodríguez Eluti, mientras estudiaba en el Colegio Santa Cruz. Ella cayó en un mutismo, lamentado por sus amigos y seguidores literarios. Nunca más supimos de sus creaciones artísticas y literarias.

LIBERACIÓN

“Qué es la muerte sino el desenterderse, liberarse y realizarse totalmente”, prosigue su poesía Reflexión.

Hija de Elda Blanca Elías Jamis y Elías Eluti Jamis, que le antecedieron, según sus versos, “en este sueño que todos vamos a realizar”, e igualmente, sus hermanos, Lilian y Jorge, como su esposo, Miguel Ángel Rodríguez López. Le sobrevive su hijo Nahuel, internado en un Sanatorio de Rancagua, como sus hermanos, Teresa y Pedro.

AMIGOS Y FAMILIARES

Tanto a su velatorio en la Capilla del Hospital “San José”, como a su Misa de Funeral, en la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced, se hicieron presentes gran cantidad de amigos y familiares para despedirla.

Esta última ceremonia religiosa la ofició, el Cura Párroco, Fray Pedro Juan Díaz Rodríguez, acompañado del diácono, profesor Patricio Benavente Silva, quien participó de la Lectura del Evangelio; Juan Alberto Elías, con la Primera Lectura, tío de la exalumna del Colegio Santa Cruz, del actual Liceo “Jorge Alessandri”, como de estudios superiores de Pedagogía en Artes Plásticas en la ex Sede de la Universidad de Chile de Temuco. Su primo, Patricio Elías, leyó el Salmo.

A nombre de la Familia, agradeció la asistencia a la Eucaristía de Exequias Pedro Eluti Elías, quien junto a tíos y sobrinos portaron el ataúd, para retirarlo del templo, llevados hasta el Cementerio Municipal de la ciudad, donde quedaron junto las tumbas de sus progenitores. Una poesía declamada por su amiga, Carmen Villarroel, cerró el sepelio de una persona que, al decir del escritor, Iván Santander Carrasco “siempre ha tenido una inquietud por el arte expresado en palabras, a través de prosas y poemas o en dibujos y pinturas”.

DESDE HOLANDA

Desde Groningen, Holanda, su amiga de infancia, y de toda una vida, Marta Medina Ramírez, hizo llegar las siguientes líneas a “Chely”: “Querida Graciela: Tus correos hicieron mi ausencia de Victoria más llevadera en mi vida en la lejana Holanda. Gracias por tu fidelidad y esa gran amistad que nos unió, quedará para siempre en mi corazón ¡Buen viaje Querida Amiga y Compañera!

¿Qué es la muerte sino un recuerdo, una lágrima, un soplo de la vida levemente? ¿Qué es la muerte sino vivir calladamente sin que nada moleste? ¿Qué es la muerte sino es haber cruzado ya toda frontera? ¡Eso es la muerte! El que no me comprenda ¡Pues que Muera!

Así concluyen sus versos de“Reflexión” recordados en este informativo y postrer homenaje.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario