Mauricio Vera: musicalizando La Araucanía

Hace diez años partió en unos talleres de la Universidad Arturo Prat, con el profesor Fernando Donoso. Ahí conoció lo que era la música clásica y quedó absolutamente impresionado. El interés por la música estuvo siempre, pero fue entonces que Mauricio Vera, músico, estudiante de Guitarra Clásica y compositor, supo que ese era su futuro.

Por Roberto Rivas, Periodista.

Somos 9: ¿En qué momento decidiste dedicarte de lleno a la música?

A los 17 años me di cuenta que quería hacer esto definitivamente, pero quería estudiar guitarra eléctrica. Fui a Temuco y ahí conocí al maestro Carlos Lloró y ahí me convencí de estudiar guitarra clásica. Él es un músico impresionante, el mejor que conozco y me convenció con una improvisación que hizo en guitarra clásica. Me fui a estudiar como un año después. Terminé mi carrera este jueves.

¿En estos ocho años, qué cambios han traído en tu manera de ejecutar?

Yo creo que lo más importante es el cambio de visión musical, más que algo técnico, es una cuestión de perspectiva. Yo siempre quise componer, y antes lo hacía con cualquier tipo de música que estuviera a mi alcance. Ahora mi maestro me ayudó a madurar en algunas cosas, dando indicaciones y mostrando el camino correcto. Ese es el principal cambio, el cómo uno se enfoca en la música, cómo desarrollarla. De hecho, yo me dedico a la composición más directamente hace dos años. Se ordenaron todas mis capacidades musicales.

Misma opinión tiene Carlos Lloró, maestro de Mauricio. El eximio guitarrista afirmó respecto de su alumno que “se trata de un joven músico que de la interpretación ha ido progresando hacia la composición y hoy es ya un compositor maduro con un estilo propio. Mi tarea ha sido ayudarlo a adquirir y desarrollar recursos formales y técnicos para que sus composiciones tengan cada vez mayor interés y sean más interesantes de escuchar.

Lloró añade que “Obviamente, él tiene un talento creador innato y ahí radica su auténtica fortaleza. La guitarra chilena tiene en Mauricio Vera a uno de sus cultores más interesantes, con un lenguaje que no solamente bebe de la música clásica sino de melodías étnicas y de las otras artes, pues Mauricio tiene un espíritu inquieto y una sorprendente capacidad para observar la realidad y tomar de ella los elementos necesarios para nutrir su obra”.

¿Cuáles han sido tus principales logros como compositor?

En enero de 2015 se hizo un festival de guitarra clásica internacional, organizado por la Universidad de La Frontera. En este tipo de concursos siempre hay piezas obligatorias, del período Romántico, Clásico, Contemporáneo, y la pieza obligatoria. Esa pieza obligatoria yo la compuse, entonces los concursantes que vinieron, que eran de Chile, Argentina y Colombia, todos tuvieron que tocar la pieza obligatoria. Pasaron ocho a la semifinal y tocaron la pieza. Para mí es el primer logro importante que he tenido, y la idea es seguir así, porque esto me abre puertas para otros lados, porque los concursantes que vinieron de otros países ya me conocen, se llevaron mi música y es algo que ayuda mucho.

¿Cómo fue recibida esa pieza por los concursantes y el público?

Los concursantes me dijeron que estaba muy linda la pieza. Tuve la oportunidad de estar esos días del concurso con ellos, compartiendo, y todos me dieron muy buenos comentarios. Un guitarrista de Valparaíso, Moa Edmunds, ganó el premio a la mejor interpretación de la pieza obligatoria, entonces él la tocó en la final y ahí otras personas me felicitaron, que eran del público y tuvieron la posibilidad de escucharla.

Además, fui a Frutillar a un concierto a las semanas musicales de Frutillar, como público, porque Moa Edmunds tocó una pieza mía, que yo le dediqué a él hace unos meses. De hecho, se llevó el manuscrito original. Entonces, él tenía su concierto y tocó mi pieza en ese evento, que es súper importante en Chile

¿Provoca sentimientos encontrados que tu música la toque otro?

En realidad, esa es la idea. Yo hace tiempo estoy tocando solamente música mía, cuando hago conciertos, pero la idea es que mi música sea valorada y que otros intérpretes la quieran tocar. Es como la tradición de la música clásica, la idea es lograr ser nombre aquí en Chile, con la música.

¿Cuáles son los motivos que te inspiran para componer?

Hasta ahora, principalmente la naturaleza, la zona de La Araucanía da muchas historias. Siempre he vivido en Victoria y el tema que tocaron en ese concurso está inspirado en la Cordillera.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Quiero armar bien un concierto que tengo, de una hora de duración, y quiero tocarlo acá en Victoria e intentar venderlo en otras partes. Quiero hacer un libro de partituras y ojalá un registro en audio. Me gustaría seguir estudiando, pero este 2017 me voy a dedicar a seguir componiendo y a tocar. Espero quedarme en el sur de Chile. Me encantaría quedarme acá en La Araucanía. ¿Es viable? Yo creo que sí, por todas las formas que hay de autogestionarse, además que hay que ser un soñador.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario