El Camaleón cambio de color y perdió la elección

Por Juan González Almeida:

Victoria aprovecho la Oportunidad y con madurez cívica supo distinguir que era lo mejor para su futuro próximo. Optó por un nuevo alcalde, no obstante la sucia y añeja campaña de que fue objeto, que lo descalificaba por diversos motivos y al mismo tiempo renovó el 50% de sus concejales, dándole la posibilidad a nuevos actores políticos que con renovadas energías, sin los vicios de la politiquería obsoleta, tienen el compromiso de asumir con responsabilidad el desafío de la conducción de la comuna, por el camino del bien común y no de intereses particulares ni mezquinos.

La ciudadanía toda debe estar a la altura de los nuevos tiempos. Debe asumir su rol en la sociedad, participando activamente en cualquiera que sea su lugar de acción: Junta de vecino, centros de padres y apoderados, asociaciones de adulto mayor, deportivas, gremiales, diversos comités, de vivienda, agua potable y toda aquella agrupación de personas, que como fuerzas vivas, desean mejorar sus condiciones de vida, su entorno, e involucrarse con decisión en el quehacer comunal, para asegurarle a sus hijos un lugar donde proyectarse y obtener el tan anhelado desarrollo sustentable en igualdad de oportunidades. Solo cumpliendo nuestras obligaciones, conscientes de nuestros deberes y derechos, tendremos la tranquilidad de obtener resultados positivos del trabajo de nuestras autoridades democráticamente electas.

No nos llamemos a engaño, no obstante la alta abstención de la elección pasada, los electores responsables de los buenos resultados, son aquellos más informados, conscientes de su responsabilidad cívica, que entendieron que Victoria necesita más; que esta bueno de demagogia y voladores de luces. Que estamos en situación de dar pasos cualitativos y cuantitativos en una planificación estratégica de futuro, que nos permita superar el estancamiento de los últimos años. Contamos con las instituciones, recursos humanos calificados, que han dado muestras de sus capacidades. Tenemos un verdadero lujo de hospital dotado de una masa crítica de profesionales idóneos. Una universidad que ya prácticamente viste pantalones largos, con profesiones afines al medio. Un Regimiento con  personal de alta preparación profesional. Colegios particulares subvencionados en todos los niveles de educación, agrupaciones de distinta índole, algunas industrias y lo principal, una identidad diversa con el aporte de distintas miradas étnicas, suizos, alemanes, mapuche, criollos, que le dan una especial riqueza cultural, susceptible de ser encauzada a nobles propósitos. No nos podemos conformar con el listado de proyectos enunciados por la autoridad saliente. Debemos pensar en Grande, al igual que los jóvenes actuales, sin miedo al futuro, sino con optimismo y deseos de cambiar el mundo. El Desafío es grande, la responsabilidad con la Victoria que queremos es difícil, pero posible. Basta ponerse a trabajar y participar en lo que es nuestro, para poder decir “Tenemos las autoridades que nos merecemos”

Es de esperar, que el resultado de la elección, sirva de lección a los que siguen pensando solo en los dividendos electorales al elegir sus candidatos y que la Gente, el electorado actual, moderno, privilegia la transparencia, la consecuencia y no los cambios de bando propios del camaleón.

Juan González Almeida. Ex Alcalde de Victoria. Victorense por adopción

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario