Editorial: Legalizar la marihuana: la discusión está que arde

En Somos9 hemos seguido de cerca el tema de la despenalización y consumo de marihuana, sea con fines recreativos o medicinales. En abril de este año hicimos una encuesta en nuestro sitio web, que arrojó resultados significativos. Ante la pregunta “¿Está de acuerdo con la legislación que permite el autocultivo y consumo de marihuana?”, un 75 % de los participantes se mostró a favor de la iniciativa.

Semanas más tarde, el Concejal Juan Pablo Villagrán propuso el uso de Cannabis con fines medicinales para los usuarios del Policlínico del Dolor del Hospital de Victoria. La iniciativa fue bien recogida por el Alcalde Hugo Monsalves y el resto del Concejo Municipal, lo que sumado al inicio de la discusión en la Cámara de Diputados, ha mantenido el tema vigente en el país.

Esta semana, la discusión sumó a un actor preponderante. El ex presidente Ricardo Lagos, en su blog personal, escribió una entrada con un título sugerente: “Comencemos por la legalización de la marihuana”.

En su texto, el ex mandatario deja conceptos interesantes. Parte afirmando estar en contra del consumo de drogas, sin embargo se cuestiona “¿Cuáles son las medidas apropiadas para alcanzar este óptimo ante un aumento sostenido del consumo de drogas, el narcotráfico y las tasas de criminalidad asociadas a estas actividades?”.

Posteriormente Lagos toma partido y asegura que “la penalización no evita el consumo y conduce al empoderamiento y enriquecimiento de peligrosos carteles capaces de controlar estructuras policiales y estatales”. Para aquello entrega datos decidores. Sólo entre 1998 y 2008, el consumo de opio y cocaína en el mundo aumentó de 13 a 17 millones de personas, mientras que en el caso de la marihuana este incremento fue de un 10% pasando de 134 a 147 millones de consumidores.

Como solución, Ricardo Lagos propone dos medidas. “Empecemos por diferenciar los mercados. (…) Si despenalizamos la cadena productiva de la marihuana el Estado controla el estanco de su producción y venta, se sacaría del mercado ilegal a más de 160 millones de personas y, de manera paralela, permitiría que miles de mujeres “burreras” condenadas por tráfico de marihuana dejen de estar en las cárceles para volver con sus familias”, asegura el ex presidente.

En segundo término, Lagos añade que se debe incorporar a los adictos de drogas duras al sistema de salud pública y propone que cuando el adicto ya no puede revertir su situación, sea tratado como un enfermo terminal, en centros de salud especializados que los ayudan a controlar su padecimiento con dosis reguladas de drogas.

Ricardo Lagos sentencia: “Atrevámonos a abrir el debate y cambiar el paradigma: legalicemos la marihuana y evaluemos las medidas para enfrentar las drogas duras y adictivas”. En Somos9 nos sumamos a la iniciativa, porque la discusión franca sólo trae beneficios a la sociedad.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario