Columna: El asado de Viernes Santo

Por: Tito Bontá Medina,
Docente UNAP Sede Victoria.

El pasado Viernes Santo, fecha en que el mundo católico recuerda la crucifixión de Cristo, la Sociedad Atea de Chile realizó un asado en el Parque Intercomunal de la Reina en Santiago, con el que – afirman sus organizadores – “buscan sensibilizar a las autoridades respecto de la necesidad de profundizar el estado laico que Chile declara ser”.

Más allá de la creencia que uno pueda profesar, cabe preguntarse si la forma como la Sociedad Atea de Chile trató de lograr los propósitos antes señalados, están dentro del marco de una convivencia marcada por el respeto y la tolerancia.

Desde mi punto de vista pienso que no.

Sin desconocer que los propósitos de dicha organización deben de ser también escuchados por las autoridades y por quienes legislan sin descalificar a priori sus puntos de vista, lo que parece cuestionable es que se utilice un día particularmente sagrado para el mundo católico para que, mediante una actividad de convivencia, se pueda hacer un llamado de atención a la autoridad para que su modo de percibir el mundo tenga cabida dentro del estado democrático.

El problema es que no se trató de cualquiera actividad. Se trató de una actividad marcada por un claro gesto de desprecio e intolerancia hacia quienes profesan un sistema de creencias distinto al de Sociedad Atea. No es esto lo que necesitamos en una sociedad que queremos que sea más respetuosa e inclusiva. Esto nos debilita, nos separa y no fortalece precisamente la convivencia democrática.
Hubiese preferido un gesto más lleno de altruismo y de mejor inspiración de parte de esta organización. Es probable que así, muchas más personas pudiesen adscribir a sus principios.

Cuando leo estas noticias, cada vez me convenzo más de lo mucho que necesitamos de una educación orientada a fortalecer la convivencia social.

Seguro tienes algo que decir

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario